Parlamento Europeo pide una ley de protección social para trabajadores de plataformas digitales

Los diputados quieren que los conductores y repartidores de aplicación tengan garantizados los mismos derechos que cualquier otro empleado, pero prevé que no habrá una clasificación automática.

239

Con 524 votos a favor, 39 en contra y 124 abstenciones, el Parlamento Europeo adoptó una resolución para exigir que las personas que trabajan por medio de las plataformas digitales tengan garantizados los mismos derechos que cualquier empleado tradicional.

Los diputados piden que la Unión Europea adopte un marco legal a favor de la protección social de los repartidores, conductores u otros colaboradores de las plataformas de movilidad, de entrega de comida a domicilio y otras de la llamada economía colaborativa.

El Parlamento considera que estas personas deben disfrutar de contribuciones a la seguridad social, garantías para su salud y seguridad, y tener el derecho de participar en negociaciones colectivas de trabajo.

Además, el organismo se posicionó a favor de que se brinde un seguro de accidentes y equipo de protección a los repartidores y conductores de las plataformas, ya que por la naturaleza de sus actividades están más expuestos a incidentes o lesiones.

La resolución del Parlamento es controversial para las empresas de Internet de la economía colaborativa, ya que estas sostienen que no hay relación laboral con los colaboradores de la misma forma que en los empleos tradicionales, debido a que no existen horarios fijos, rendición de resultados y otras obligaciones.

También lee: Un tercio de la fuerza laboral de la UE no tiene habilidades digitales

Anticipándose a este argumento, los legisladores proponen invertir la carga de la prueba en caso de procedimientos judiciales. Es decir, las plataformas deberán demostrar que no existe una relación laboral con las personas, y no al revés.

Pero los diputados también reconocen que no se puede hacer una “clasificación automática de todos los trabajadores de plataformas; los que realmente trabajan por cuenta propia deberían poder permanecer en ese puesto”, señaló el Parlamento.

Otro de los elementos por los que aboga el organismo es que las empresas de Internet desarrollen algoritmos transparentes, no discriminatorios y éticos para la asignación de tareas, categorizaciones, fijación de precios y desactivación en el funcionamiento de las aplicaciones, con el fin de no perjudicar a lo colaboradores.

La resolución del Parlamento surge como antesala de una posible iniciativa legislativa para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de las plataformas. La Comisión Europea prevé presentar un proyecto formal en los meses que restan de 2021.