Parlamento Europeo se pronuncia a favor de prohibir vigilancia biométrica masiva

250

El Parlamento Europeo ha votado a favor de la prohibición total de la vigilancia biométrica masiva, al considerar los graves riesgos que representan las tecnologías de vigilancia remota impulsadas por Inteligencia Artificial (IA) para los derechos y libertades fundamentales como la privacidad.

En una resolución adoptada por 377 votos a favor, 248 en contra y 62 abstenciones, los parlamentarios enfatizaron sobre la necesidad de supervisión humana y poderes legales para prevenir la discriminación por parte de aplicaciones de IA, especialmente en un contexto de aplicación de la ley o de cruce de fronteras.

Los eurodiputados consideraron que los operadores humanos siempre deben tomar las decisiones finales y los sujetos monitoreados por sistemas impulsados por IA deben tener acceso a la reparación.

“Los derechos fundamentales son incondicionales. Por primera vez en la historia, pedimos una moratoria en el despliegue de sistemas de reconocimiento facial con fines de aplicación de la ley, ya que la tecnología ha demostrado ser ineficaz y, a menudo, conduce a resultados discriminatorios. Nos oponemos claramente a la vigilancia policial predictiva basada en el uso de IA, así como a cualquier procesamiento de datos biométricos que conduzca a una vigilancia masiva”, señala el relator Petar Vitanov en un comunicado.

El Parlamento también ha pedido la prohibición del uso de bases de datos privadas de reconocimiento facial, como el controvertido sistema de Inteligencia Artificial creado por la startup estadounidense Clearview (también ya en uso por algunas fuerzas policiales en Europa).

La nueva resolución llama a los legisladores de la Unión Europea al análisis de una regulación que prohíba permanente el reconocimiento automático de personas en los espacios públicos, al considerar que los ciudadanos sólo deberían ser monitoreados cuando se sospeche de un delito.

El pasado abril, la Unión Europea presentó un borrador de ley para la regulación de las aplicaciones de IA basadas en el análisis de riesgo, aunque incluía la prohibición total de sistemas de vigilancia masiva, así como el uso de aplicaciones de crédito social que podrían fomentar la discriminación y desigualdad.