Perú apuesta por el monitoreo para mejorar la calidad de los servicios de comunicaciones

En un seminario virtual, funcionarios del Osiptel expusieron las acciones que ha realizado el órgano regulador para monitorear los servicios públicos en aras de mejorar la calidad y la oferta por parte de los operadores.

473

En el contexto de emergencia sanitaria impuesto por la pandemia de Covid-19, Perú ha apostado por reforzar la supervisión de los servicios públicos de telecomunicaciones, en aras de mejorar tanto la calidad como la oferta por parte de los operadores. 

Así lo expresaron el Presidente del Consejo Directivo del Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel), Rafael Muente, y el Director de Fiscalización del órgano regulador, Luis Zeballos, en el seminario virtual Nuevos desafíos en el monitoreo de la realidad de los servicios públicos de Telecomunicaciones, realizado este viernes 2 de julio.

Te recomendamos: 🎤#Entrevista | Sandbox regulatorio, avance 5G y desarrollo de red dorsal, expectativas de Perú desde Osiptel 

“Todos somos usuarios de los servicios de telecomunicaciones y estos se han vuelto cada vez más cruciales en nuestras vidas, lo que nos pone en una situación de entendimiento respecto a su importancia”, declaró Muente en la introducción. “Como nunca, cobraron relevancia y se vieron exigidos por diferentes sectores y actividades productivas”, detalló.

Muente explicó que, en la fundación del Osiptel, en 1994, Perú era el país de menor densidad telefónica en toda la región, y ahora, 27 años después, cuenta con más de 40 millones de líneas móviles activas, una cifra superior a su población total.

No obstante, reconoció que aún existen enormes retos para darles Internet de banda ancha a todos los peruanos, por lo que el Osiptel está completando un bloque normativo para garantizar el cumplimiento de la calidad del servicio en todo el país.

El presidente del Osiptel indicó que, con estas legislaciones han procurado crear un marco competitivo que ofrezca cada vez más datos por menos dinero a los usuarios. Muente detalló que Perú ha logrado establecer un ecosistema de libre competencia ya que, luego de haber un monopolio privado en el país, ahora existen múltiples ofertas de empresas de telecomunicaciones.

Sin embargo, aclaró que el precio no es el único factor que tiene relevancia, sino que también importa la calidad del servicio. Y, dado que el Estado peruano tiene un legítimo interés en su cumplimiento, el Osiptel ha desarrollado normatividad al respecto: en 2005 emitió el primer reglamento para monitorear la calidad de los servicios públicos de telecomunicaciones, a fin de realizar una mayor y mejor fiscalización del cumplimiento.

Muente declaró que la supervisión consta de dos fases: por un lado la cantidad, que mide cuánto tiempo está el servicio a disposición de los usuarios, y enseguida viene el de la calidad, que incluye múltiples parámetros, como el cumplimiento de la velocidad mínima del 40 por ciento, que recientemente se aumentó a 70 por ciento en virtud de norma legal emitida por el Congreso de la República.

Te interesa: Congreso de Perú insiste y aprueba elevar la velocidad mínima de Internet

“Es importante que el Osiptel esté velando por que los servicios sean brindados con la calidad adecuada”, aseveró Muente, y agregó que para ello se necesitan herramientas tecnológicas para realizar el monitoreo, las cuales se han optimizado durante la pandemia.

Finalmente, informó que en 2020 el Osiptel realizó el máximo número de sanciones por incumplimiento de compromisos de mejora, que son pactos que los operadores establecen frente a los usuarios.

“Las actualizaciones sin duda van a impactar. Cuando el 5G esté operativo en la región, vamos a seguir aplicando el monitoreo y la supervisión”, ya que 5G tiene múltiples aplicaciones, no solamente a nivel de usuario, sino también a nivel industrial y de las empresas”, concluyó.

Por su parte, el Director de Fiscalización del Osiptel, Luis Pacheco Zeballos, presentó los detalles técnicos del monitoreo que realiza el regulador y aseguró que su fin último es beneficiar a los usuarios a través de una mayor calidad.

En el webinar moderado por la Gerente de Comunicaciones del Osiptel, Carmen Cárdenas, Pacheco informó que, a nivel nacional, el acceso a Internet, tanto móvil como fijo, se ha triplicado en los últimos siete años. Y en el caso de los hogares rurales, este aumentó 20 veces.

Pacheco notificó que en 2020 se registraron 29.3 millones de conexiones a Internet fijo en Perú a causa de la pandemia. Y agregó que, en los últimos años, ha habido un incremento en el número de empresas que brindan el servicio de Internet fijo en el país, lo que ha redundado en una mejora de la calidad del servicio y una disminución de costos para los usuarios. 

Pacheco explicó que es necesario garantizar la calidad de extremo a extremo de las telecomunicaciones, ya que cada uno de los segmentos de la red puede tener problemas, como las interferencias, que pueden ser tanto internas como externas. Y detalló que otros factores que influyen en la calidad son el estado de la red y de los dispositivos, así como el uso del servicio.

Y aseguró que el desafío pendiente en Perú es cubrir con la red de fibra óptica todo el país, pues en la actualidad existen 36 mil 824 centros poblados con cobertura de servicio móvil con al menos una tecnología, lo cual se mide con la plataforma Señal Osiptel y representa el 90 por ciento de la población peruana, pero aún faltan muchas regiones, sobre todo en las zonas rurales.

Enseguida, explicó el proceso de observación y sanción. Pacheco informó que, cuando se incumple el reglamento de calidad, se procede a establecer un compromiso de mejora y, en caso de que no se cumpla, hay una sanción para el operador. Y señaló que también existe la figura de supervisión preventiva.

Asimismo, notificó que, en cuestión de Internet móvil, Perú está por encima del promedio de la región, según Ookla, aunque en Internet fijo sí está por debajo del promedio.

Y, en concordancia con el presidente del Osiptel, señaló que las sanciones (UITs) se han incrementado en los últimos años. Por último, externó que la meta del órgano regulador es implementar un sistema automatizado de medición de la calidad de los servicios de Internet fijo y móvil.