Perú constituye un grupo de trabajo para rescatar a la red dorsal de fibra

El grupo sectorial tendrá un año para presentar una propuesta que permita aprovechar la RDNFO, pues hasta ahora sólo se utiliza el 3.2% de su capacidad.

503

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) de Perú constituyó el grupo de trabajo sectorial que se encargará de elaborar y proponer criterios para resolver los problemas de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO) y garantizar su continuidad.

La creación de este equipo es una de las condiciones trazadas en la resolución 689-2021, mediante la cual el Estado declaró la caducidad del contrato con Azteca Comunicaciones, quien se mantendrá como operador de la red sólo hasta principios de 2022.

De acuerdo con las directrices dispuestas por el nuevo gobierno de Perú, el grupo de trabajo estará conformado por dos representantes del Viceministerio de Comunicaciones del MTC.

También lo integrarán las o los titulares de la Dirección General de Programas y Proyectos de Comunicaciones, la Dirección General de Políticas y Regulación de Comunicaciones, la Dirección General de Autorizaciones en Telecomunicaciones, la Dirección General de Fiscalizaciones y Sanciones en Comunicaciones, y el Programa Nacional de Telecomunicaciones.

El grupo deberá evaluar el marco normativo vigente y proponer recomendaciones para el aprovechamiento efectivo de la RDNFO, ya que hasta ahora sólo se usa sólo el 3.2 por ciento de su capacidad instalada.

También lee: Fitch degrada deuda de la Red Dorsal de Perú a un grado de bono basura

Asimismo, definirá la modalidad y alcance de la operación y mantenimiento, y posibles mejoras, tanto de la red dorsal como de las redes regionales de fibra o proyectos similares de infraestructura.

Cada trimestre, el grupo de trabajo presentará informes al Despacho Viceministerial para reportar los avances alcanzados en la reformulación de la red dorsal. En total, tendrá un año para formular el informe final con las tareas correspondientes.

La instalación del grupo tendrá que concretarse máximo hasta el 8 de noviembre. Desde su nacimiento en 2014, la red dorsal ha estado subutilizada y genera gastos de operación que no se compensan con los ingresos.

Ante la inminente salida de Azteca, el gobierno está en cuenta regresiva para encauzar el proyecto y buscar la manera de que la capacidad de fibra se utilice para llevar banda ancha a las zonas rezagadas del país.