Perú | El gobierno quiere dictarle las preguntas a los periodistas

Enseñan los dientes. Vicepresidenta Dina Boluarte se sacó la careta y no quiso responder sobre los cuestionamientos a sus colegas del gabinete. El ministro Aníbal Torres hizo una desafortunada afirmación sobre la libertad de prensa. Todo respaldado por el silencio de Castillo.

235

Perú 21

En el primer mes del gobierno de Pedro Castillo, el trabajo de los medios de comunicación se ha visto restringido en actividades oficiales y al momento de solicitar entrevistas o información sobre los cuestionamientos que rondan tanto al gabinete de ministros como a otros funcionarios en cargos de confianza. Cada vez resulta más evidente la incomodidad que esta labor le genera al Ejecutivo. Es por eso que la vicepresidenta y ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Dina Boluarte, no pudo  ocultar más su malestar y se sacó la careta al criticar las preguntas que le hicieron en una rueda de prensa sobre el ministro de Trabajo, Iber Maraví, y el premier Guido Bellido, y sus claros vínculos con grupos terroristas e ideologías radicales.

La mañana de ayer durante una actividad oficial del Midis en Ventanilla, en el Callao, Boluarte evitó responder y se disgustó por las interrogantes de los reporteros –entre ellos una reportera de Canal N– que incidían en temas de interés nacional. Ante ello, la vicepresidenta pidió –a los medios– que sean más proactivos y “propatria” para formular preguntas.

“Le agradecería que sus preguntas sean más proactivas; estamos diciendo todos los días (del programa de bonos) Yanapay Perú, que este 13 de setiembre empieza el apoyo económico a los más vulnerables, pero para la prensa creo que esto no es de mayor importancia, y siguen dando vueltas con las mismas preguntas que no hacen bien a la sociedad”, aseveró, y añadió que deberían dejar de “llevar agua para su molino” e informar “de manera adecuada”.

“Basta, basta a los señores de la prensa, seamos proactivos, seamos propatria peruana, porque a ustedes el Perú los necesita por los ciudadanos comunes y silvestres que caminamos para poder trabajar en bien de la comunidad”, expresó Boluarte, sin responder las consultas formuladas.

Un día antes, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Aníbal Torres, lanzó una infeliz expresión y dijo que existe un rechazo por parte de la prensa porque no reciben dinero del Estado. “Deben entender que eso se da por la situación de la pandemia; ese dinero en algo va a servir para darle un pan más a esa gente que no tiene”, dijo el ministro en su equivocada concepción sobre la libertad de prensa e información.

Que firme declaración

Para Rodrigo Salazar, director ejecutivo del Consejo de la Prensa Peruana, la intención de concertar mensajes entre el gobierno y los medios, contradice la labor del periodismo.

Además, recordó que existen escenarios preocupantes dentro del gobierno que deben ser aclarados con prontitud. “Me preocuparía que estas declaraciones de alguna manera reflejen la posición del gobierno en relación a la libertad de expresión. Por más que un medio tenga una postura crítica frente a un gobierno, eso no implica que el gobierno no deba fomentar la libertad de prensa y de expresión”, señaló a Perú21.

Sostuvo que el último miércoles, él y la presidenta del CPP, María Eugenia Mohme, se reunieron con el presidente Castillo. “Le explicamos que los silencios generan incertidumbres y que, mientras haya una mejor comunicación, que no implica concertación, se podría bajar un poco ese nivel de incertidumbre”, refirió.

A fin de buscar un aval que respalde la libertad de prensa, le entregaron las declaraciones de Chapultepec y de Salta. “Son fundamentales para respetar la libertad de prensa, nos dijo que las iba a analizar. Esperamos que pueda firmarlas”, comentó Salazar. Pero con lo visto ayer, todo indica que estas cayeron en saco roto.

A este pedido se sumó el director ejecutivo de Proética, Samuel Rotta, quien consideró que si bien los funcionarios del Estado pueden tener una opinión sobre la labor de los periodistas, esta no debe traducirse en políticas que afecten derechos universales.

Una prensa libre y fiscalizadora es fundamental en una democracia. Unas autoridades que informen a la población y que respondan a las preguntas de los periodistas también. El CPP le ha planteado al presidente que tome la iniciativa de firmar la declaración de Chapultepec que ya otros presidentes firmaron, y nosotros nos adherimos a ese pedido”, informó a este medio.

Agregó que hace falta una relación “un poco más fluida” entre el gobierno y la prensa.

Libertad, prensa y democracia

Análisis // Mónica Delta

Aquí hay una clara estrategia de tratar de matar al mensajero. Esto está vinculado a buscar culpables de los errores que se cometen en el propio entorno gubernamental. Como no hay la habilidad para responder las preguntas de los medios de comunicación que demanda la coyuntura, se usa esta estrategia malgastada y ya conocida. Echarle la culpa a la prensa constantemente evidencia un vacío enorme en la falta de liderazgo y en los problemas de gobernabilidad. Si uno da una vuelta por el mundo, a los dictadores no les gusta una prensa crítica, sino una prensa monocorde, pero la prensa responde a las preguntas de los ciudadanos, no tiene que ser bondadosa con el poder, tiene que guardar la distancia necesaria y hacer las preguntas correspondientes. En ese sentido, puede haber un intento de menoscabar la democracia. Sin libertad de prensa no hay democracia; evidentemente hay un interés de fondo.

Pedro Castillo vuelve a huir de la prensa

En un evento al que se invitó a los medios, se despojó de las cámaras a los reporteros

Una vez más el señor presidente de la República, Pedro Castillo, huyó de la prensa. Ayer, el profesor volvió a ser el protagonista de una escena que quiere normalizar como parte de su escaso repertorio mediático.

El miércoles por la noche, la oficina de prensa de Palacio de Gobierno envió una invitación a cada medio de comunicación para asistir a una ceremonia de premiación presidida por el mandatario. La oficina solicitó la acreditación de un reportero por medio. Ayer, a las 10:30 a.m. la sorpresa fue grande cuando los reporteros no pudieron ingresar con sus cámaras para captar el momento y  grabar declaraciones del jefe de Estado.

Los camarógrafos fueron desairados y ni siquiera se permitió el ingreso de videorreporteros. Solo se autorizó que los periodistas ingresen con su celular.

Pero todo este mal rato ocasionado por la oficina de prensa de Palacio de Gobierno era el preámbulo a lo que iba a suceder al interior. El presidente Pedro Castillo entregó un reconocimiento económico a nuestra campeona paralímpica Angélica Espinoza. El acto terminó y cuando la prensa –que logró ingresar con celular– esperaba hacer preguntas, el profesor cogió su somtbrero y se retiró.

El desprecio de Castillo  por informar a la ciudadanía sobre su labor al mando del país –quedó comprobado ayer–  es cada vez mayor.

Datos

  • La declaración de Chapultepec es un decálogo de principios para mantener y promover la libertad de expresión y de prensa que rige a nivel regional desde 1994.
  • La declaración de Salta data de 2018, y es una extensión de la primera a fin de aplicar los mismos principios en el ámbito periodístico digital. Ambos documentos son promovidos por la Comisión Interamericana de DD.HH.
  • No estamos pidiendo privilegios, sino lo mínimo para poder hacer un trabajo respetable”, señaló Rodrigo Salazar del Consejo de la Prensa Peruana.