Perú lanza convocatoria para nuevo contrato de la Red Dorsal

Tras finalizar el contrato con Azteca en julio, Perú abrió la convocatoria para un nuevo proceso de contratación para la operación y el mantenimiento de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica.

349

Este miércoles 15 de diciembre, el Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel) de Perú anunció el lanzamiento de una nueva convocatoria para la contratación de operación y mantenimiento de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO).

Te recomendamos: Perú termina contrato de red dorsal con Azteca: ¿cómo evitar el naufragio de una red subutilizada?

La entidad, adscrita al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), hizo público que el pasado jueves 9 de diciembre invitó a más de 30 empresas a que manifiesten su interés y envíen su cotización económica. 

El Pronatel informó que la convocatoria estará abierta hasta el próximo 23 de diciembre y se realiza en el marco de lo establecido en el Decreto Legislativo N° 1509.

Relacionado: Red dorsal de fibra de Perú no percibirá ingresos por Rednace

Y agregó que de esta manera podrá determinarse el valor estimado que servirá para la etapa final del proceso de contratación directa. 

Antecedentes: Perú, en busca de rescatar un proyecto insignia

El 13 de julio de 2021, a través de la Resolución Ministerial N° 689-2021-MTC/01, el gobierno peruano finalizó el contrato de concesión de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica con Azteca Comunicaciones, por la causa de interés público.

Lee también: Perú constituye un grupo de trabajo para rescatar a la red dorsal de fibra 

La resolución le encomendó al Pronatel la función de supervisión, verificación y recepción de los bienes de concesión, así como la operación temporal del proyecto para garantizar su continuidad y el establecimiento de un grupo de trabajo para rediseñar los criterios legales, técnicos y económicos de la operación de la RDNFO a largo plazo.

Finalmente, el Pronatel informó que la operación y mantenimiento de la RDNFO permitirá realizar el servicio de forma interrumpida, además de garantizar el mantenimiento de la infraestructura existente y los equipos en operación, y con ello la conectividad correspondiente, así como garantizar la continuidad de los contratos suscritos.