Perú permitiría a Azteca usar red troncal de fibra para servicios al consumidor

1
419

BN Américas

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) de Perú está analizando una propuesta presentada por el Banco Mundial para permitir que Azteca, concesionaria de la red troncal estatal de fibra RDNFO, ofrezca servicios de banda ancha directamente a los consumidores para impulsar el uso y la rentabilidad de infraestructura subutilizada, según el periódico local Gestión.

Azteca Comunicaciones se adjudicó un contrato de concesión en 2014 para construir y operar un cable de fibra óptica de 13.000km que conecta 22 capitales regionales y 180 provinciales, cuya capacidad se vendería directamente a instituciones públicas locales y empresas de telecomunicaciones privadas.

Sin embargo, actualmente se utiliza apenas el 10% de la capacidad de la red, que no incluye a ningún organismo público. Los operadores de telecomunicaciones reclaman por los precios excesivos y están buscando alternativas.

La infraestructura ha pasado a convertirse prácticamente en un “elefante blanco” y el año pasado el MTC encargó al Banco Mundial un estudio para identificar posibles formas de cambiar la situación.

TRES ALTERNATIVAS

El Banco Mundial sugirió tres alternativas principales. La primera es integrar RDNFO con los 21 ramales regionales de fibra en construcción y que los usuarios finales paguen una tarifa única por el uso de ambas redes.

En este modelo, Azteca continuaría recibiendo un subsidio por proporcionar servicios de transporte de datos a entidades estatales, pero se otorgarían incentivos para impulsar la demanda.

La concesionaria también sería autorizada a ofrecer múltiples servicios de telecomunicaciones, incluidos internet, telefonía fija y móvil, televisión de pago y llamadas de larga distancia nacional e internacional a operadores, empresas y particulares.

Conforme al contrato vigente de Azteca, la compañía no puede ofrecer servicios a usuarios finales, solo a empresas de telecomunicaciones o entidades estatales a un costo de US$23/Mbps (más el impuesto general a las ventas). Cualquier cambio requeriría modificar la legislación de banda ancha y secundaria, así como el contrato de concesión de la empresa.

La segunda opción es tratar de mejorar las condiciones del contrato vigente, lo que permitiría evitar modificaciones a la legislación de banda ancha a través del Congreso, pero exigiría cambios a la legislación secundaria.

Con este esquema, que también contempla la integración de la red troncal con los 21 ramales regionales, la concesionaria accedería a mayor flexibilidad en las tarifas que podría cobrar y tendría la posibilidad de ofrecer servicios a usuarios finales.

La tercera opción es que el Estado venda tramos de la red, pero mantenga aquellos que dan cobertura a áreas en las que, de otra manera, no haya competencia. Sin embargo, según el Banco Mundial, esta opción no contribuiría a resolver los puntos negros de conectividad en el país.

Carlos Sánchez, consultor del Banco Mundial, señala que la integración de la red troncal con las redes regionales aumentaría el uso de esta última. Añadió que se podrían establecer precios máximos e introducir descuentos por volumen de tráfico y fidelidad de clientes.

Sin embargo, advirtió que los costos operativos anuales podrían llegar a US$50mn, lo que requeriría un mayor subsidio estatal.

La viceministra de Comunicaciones, Virginia Nakagawa, se mostró escéptica acerca de la idea de que Azteca migre más allá de su papel de mayorista para convertirse en proveedor de servicios a usuarios finales, dado que recibe un subsidio estatal.

“Si tú me dices, a priori, que el subsidio va dirigido hacia donde no va la competencia; pero donde hay competencia habría que pensarlo muy bien, porque económicamente no tiene mucha racionabilidad que yo subsidie a una empresa”, puntualizó Nakagawa, que agrega que esta última opción sería rechazada por otros operadores.

“Creo que debemos volver a los objetivos primarios por la que se creo la red dorsal, que fue para la masificación de internet a un menor costo para el Estado. Ahora estamos en una lluvia de ideas, [todavía] no hay nada concreto”, agregó.

Nakagawa aseguró que el gobierno espera tener una propuesta concreta en tres meses después de haber discutido las diferentes opciones con Azteca y otros actores.

Anteriormente, Azteca envió una propuesta al MTC sobre cómo mejorar el uso de la red, pero fue rechazada por el gobierno.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here