Pistas privadas: el futuro para pruebas de vehículos autónomos

595

Las pistas privadas de prueba para vehículos autónomos, como la de AstaZero de Suecia, están tomando cada vez más importancia, ya que los fabricantes como Volvo ponen a prueba los autos sin conductor en esas pistas sin dañar a los peatones.

Las pruebas en carreteras públicas se han vuelto más desafiantes para los vehículos sin conductor, ya que el software que controla los frenos y la dirección se prueba, a diferencia de lo que ocurría anteriormente cuando las personas controlaban el frenado y la dirección y las otras funciones.

Los camiones que se conducen a sí mismos son más difíciles de probar que los autos debido a su tamaño y peso, y los fabricantes de camiones dicen que están realizando pruebas en sitios cerrados como almacenes, puertos y minas donde el acceso de personas puede ser restringido por seguridad.

Los administradores de la pista AstaZero, que cuenta con Scania y su rival AB Volvo como clientes, dicen que también ha asegurado asociaciones con universidades nacionales y campos de prueba en Estados Unidos, Corea del Sur y Singapur que le dan datos sobre el tráfico, la planificación urbana y el comportamiento humano.

La empresa emergente Einride usa una de las pistas para verificar si una persona en Barcelona puede usar la red 5G de Ericsson para conducir de manera remota su camión eléctrico sin conductor, el cual avisa y se detiene si encuentra obstáculos en su camino.