Pleito Cofece-IFT podría salvar a Google y regresar la presidencia imperial

0
135

El Universal Javier Tejado Dondé

La semana pasada, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) publicó el inicio de una investigación para determinar la posible existencia de barreras a la competencia en servicios de búsqueda en línea, cómputo en la nube, redes sociales y operación en equipos móviles. Si bien el IFT no hace mención sobre los agentes que podrían ser investigados, parece claro que entre los involucrados estaría el gigante estadounidense, Google.

Esta empresa representa el principal medio de servicios de búsqueda en línea en nuestro país y, junto con Apple, tiene presencia en los mercados de cómputo en la nube y sistemas operativos móviles.

En Estados Unidos, el Departamento de Justicia (DOJ) también anunció una demanda por prácticas monopólicas contra Google; sin embargo, la empresa ha negado cualquier irregularidad.

Ahora se acusa que Google y su controladora, Alphabet, han hecho arreglos indebidos. Uno de los que podría estar bajo investigación es que todos los equipos de Apple, de manera predeterminada, lo traen como buscador. De hecho, más de la mitad de su tráfico viene de estos equipos. Además, este buscador ya tiene 92% de las consultas a nivel mundial en internet. A cambio de esto, los recursos que Apple recibe de Google han aumentado: de mil millones de dólares en 2014 a 12 mil millones el año pasado, según el NYT. Todo esto, para asegurar que esta plataforma sea la predeterminada en los equipos Apple. Con ello, Google tiene una enorme influencia en los mercados de publicidad, viajes, conciertos, compras, etcétera.

De encontrarse culpables, habrá multas enormes —ambas empresas valen 3 billones de dólares— y el futuro del mundo tecnológico podría cambiar.

Parece que, en México, el IFT iría en la misma línea que el DOJ, pero en nuestro país ha habido pugnas entre el instituto y la Comisión Federal de Competencia (Cofece) para ver quién regula a las empresas digitales. El primero argumenta que son de su jurisdicción, pues usan el internet que ellos supervisan. Sin embargo, la Cofece señala que, al no ser concesionarios de telecomunicaciones, son de su competencia. Ambos reguladores se enfrentaron para definir quién revisaría la fusión entre Uber y Cornershop, y los jueces fallaron, apenas en mayo pasado, a favor de la comisión, que incluso, luego de esto, modificó su estatuto y creó una Dirección de Mercados Digitales.

En la investigación que ha anunciado el IFT, el que las dependencias mexicanas sigan peleando entre ellas en lugar de ir de la mano, le abre una puerta enorme a Google para seguir controlando y “ordeñando” innumerables mercados en México. De hecho, la directora de políticas públicas de Google en México, Lina Ornelas, ha escrito en los chats de la Asociación Mexicana de Internet que si el IFT prosigue con su investigación, ellos tendrían que usar el argumento de la inconstitucionalidad, con lo que ganarían tiempo y evitarían sanciones.

El caso de Google es una buena oportunidad para que dos reguladores autónomos actúen coordinadamente y sumen experiencias. De no hacerlo —y de prosperar los casos por prácticas monopólicas en otras partes del mundo—, la 4T tendrá el pretexto para fusionar o desaparecer ambos reguladores y, desde luego, con ello cambiar a los actuales comisionados, regresando así el control de los sectores económicos que el Presidente tuvo en los 80. Esto le encantaría a López Obrador: recuperar el poder imperial de presidentes anteriores. Ojalá que ambos reguladores vean que el caso Google, además de interesante, podría tener efectos políticos importantes en México.
 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here