Un informe reveló que las agencias policiales de Estados Unidos alimentan las bases de datos de sus sistemas de reconocimiento facial con fotografías de artistas, personas desconocidas y bocetos forenses que son similares a los sospechosos.

La investigación realizada por el Centro de Privacidad y Tecnología de Georgetown informó esta alarmante práctica que las agencias han utilizado por años.

De acuerdo con el reporte, el Departamento de Policía de Nueva York ingresó la fotografía del actor Woody Harrelson para encontrar a un sospechoso que aparentemente se parecía a él, pero la imagen captada por cámaras de vigilancia estaba muy oscura y pixelada.

El actor Woody Harrelson a la derecha y la fotografía del sospechoso a la izquierda

En los resultados, los policías identificaron a una persona que tenía una coincidencia, no con el actor, pero sí con la foto del sospechoso. Esta fotografía no había generado resultados antes.

Al parecer no hay ninguna regla que limite la “creatividad” de los policías para determinar qué tipo de imágenes son ingresadas al sistema. El problema de esta tecnología es que cuando se ingresan datos de baja calidad o sin sentido, se producirán resultados sesgados y sin sentido.

Las imágenes provienen de todas partes, desde licencias de conducir y cámaras de vigilancia, hasta fotos de redes sociales con filtros, e incluso rasgos faciales generados o eliminados digitalmente.

La tecnología de reconocimiento facial ha mejorado considerablemente al menos en los últimos dos años. Sin embargo, estos sistemas se están alimentando con datos incorrectos, por lo que sus resultados seguirán siendo erróneos, aunque la tecnología sea avanzada.

Al menos una media docena de departamentos de policía en Estados Unidos permiten las búsquedas de reconocimiento facial con bocetos forenses (rostros dibujados a mano).

Desde 2011, un grupo de 15 agencias estatales y federales establecieron que debe permitirse el reconocimiento facial para identificar sospechosos con bocetos.

La práctica está respaldada por empresas como Amazon, que es uno de los principales proveedores de software para las fuerzas de Estados Unidos. El software “Rekognition” identifica a personas sospechosas mediante imágenes, video y bocetos.

Pero incluso el boceto más detallado produce resultados deficientes. Un estudio de 2011 de la Universidad Estatal de Michigan señaló que “los sistemas comerciales de reconocimiento facial no están diseñados para hacer coincidir los bocetos forenses con las fotografías faciales”.

El principal problema de utilizar los bocetos forenses es que el sistema no puede encontrar una coincidencia real, aún si el sospechoso está en la base de datos. Los bocetos se basan en recuerdos de testigos y muy pocas veces llegan a ser fidedignos.

En teoría, la mayoría de las agencias no consideran el reconocimiento facial como una identificación positiva. Incluso la policía de Nueva York afirma que los resultados son coincidencias posibles y no deben usarse como una prueba definitiva.

No obstante, no podemos asegurar cuántos casos como el de la fotografía de Woody Harrelson han sido procesados. El informe recomienda poner reglas que exijan una delimitación precisa de lo que puede y no puede ser una foto de investigación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here