Políticas y regulación pueden fomentar adopción de nube en el sector bancario de América Latina

En un congreso virtual latinoamericano, diversos expertos señalaron que la adopción de los servicios de nube es un factor clave para la transformación digital del sector bancario en la región.

275

La adopción de servicios de computación en la nube será un factor clave para la transformación digital del sector bancario tras la pandemia de Covid-19. No obstante, en América Latina, los bancos aún enfrentan muchos desafíos para implementarla, debido al rezago tecnológico de la región y otros aspectos, como el desarrollo de las habilidades digitales.

Así lo expresaron diversos reguladores y representantes de industrias en el foro El futuro de las finanzas: adopción de la nube en América Latina, celebrado este miércoles 15 de septiembre en el marco del Congreso Virtual Latinoamericano de Tecnología e Innovación (CLAB) 2021.

“La transformación digital es algo cotidiano y los bancos tienen un desafío gigantesco; las fintech son gran desafío para los bancos, al tener nuevos modelos basados en la nube”, expresó el moderador del panel, Carlos Hourbeigt.

Por ello, aseguró el exdirector del Banco Central de Argentina, los bancos deben adaptarse a esta dinámica competitiva y la regulación puede dinamizar la adopción de servicios en la nube para las instituciones financieras.

Por su parte, el jefe de Mercados Emergentes de Access Partnership, Christopher Casarrubias, informó que, en las empresas de América Latina, la adopción de la nube se duplicó a causa de la pandemia y se estima que próximamente el 65 por ciento de las industrias de la región usará la nube. 

No obstante, enfatizó que la transformación digital debe ir más allá de la pandemia y esto puede lograrse mediante la extensión de la oferta de servicios bancarios y de la implementación de los beneficios de los servicios en la nube.

Para ello, presentó los resultados del reporte El futuro de la banca: Adopción de soluciones basadas en la nube en América Latina, elaborado por Access Partnership, y donde se identifican las principales barreras de su expansión y proponen medidas para superarlas.

El estudio identificó como principales limitaciones la falta de información o mitos, las discusiones regulatorias, la ambigüedad de posturas de los actores involucrados y, finalmente, la falta de infraestructura de banda ancha. 

Y, como medidas para promover su adopción, Casarrubias destacó como acciones necesarias: identificar con mayor claridad cómo la nube afecta las obligaciones de las empresas, desarrollar políticas de nube de primera para instituciones financieras, implementar programas de capacitación para desarrollar habilidades digitales, promover el diálogo entre los diferentes actores del ecosistema y lograr una armonización regulatoria regional.

Driss Temsamani, director General de Soluciones de Tesoro y Comercio de Citigroup en Latinoamérica, señaló que los gobiernos regionales están adoptando una política digital con el objetivo de aumentar la inclusión financiera y reducir la informalidad.

Y explicó que esta política digital está conformada por cuatro elementos: Infraestructura, Protección de datos, incentivos y colaboración entre el sector privado y el sector público.

Agregó que la infraestructura en la nube ayuda a agilizar el proceso de digitalización del sector financiero, así como la confianza y las regulaciones, y Citi busca ser un banco invisible y estimular una nueva economía digital.

José Antonio Quesada, vicepresidente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) habló sobre los mitos y realidades de la regulación.

Y destacó que, en el caso de México, desde 2018, con la Ley Fintech, hay disposiciones muy específicas para los pagos en línea, y para la adopción del cómputo en la nube por parte de los bancos se requiere la autorización del banco central y de la CNBV.

Mientras que Teresa Verthein, jefa de Asuntos Gubernamentales para México Colombia y Centroamérica de Salesforce, indicó que la digitalización del sector bancario es crucial para la competitividad de los países y el futuro de las finanzas.

Añadió que la nube ya es el presente y lleva siéndolo mucho tiempo. Aseguró que su presente es mucho más ubicuo y su futuro mucho más urgente, ya que fue la que hizo posible que continuaran el trabajo y la educación, además de proveer servicios para las empresas y otorgar beneficios a las industrias financieras.

Explicó que el éxito del cómputo en la nube se basa en obtener la confianza por parte de los usuarios, y es un espacio libre para crecer, innovar y otorgar múltiples beneficios.

Alejandro Patiño, especialista TIC de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), aclaró que “la transformación digital de los servicios financieros no está fuera de todo el entorno habilitador que se requiere en un país para promover el acceso a los servicios TIC”.

Explicó que la Cepal ha identificado dos fases para implementar la nube: el primero es tener una política nacional y el segundo es identificar las diferencias de diseño de cada una de ellas, ya que es necesario que tengan objetivos claros y medibles, un presupuesto y, finalmente, asignar recursos. 

Como países que han implementado políticas, programas de TIC y transformación digital, Patiño mencionó a Colombia, Chile y Uruguay. Y, adicionalmente, manifestó que deben abrirse los canales de la forma más institucional posible para fomentar la inversión, de los que algunos ejemplos pueden ser los sandboxes regulatorios y las mesas de innovación.

Es falso que la regulación pueda ser un freno para la innovación, ya que en realidad puede ser todo lo contrario”, concluyó.