América Economía

La escasa transparencia con que inició el proceso de adjudicación de diversos paquetes de espectro en los 700 MHz y 1.9 y 2.5 GHz en el mercado de telecomunicaciones colombiano, provocó que este concurso fuera declarado como desierto ante el hecho que sólo uno de los operadores manifestó un interés formal por las frecuencias.

Las autoridades reguladoras de Colombia planean sacar a concurso 90 MHz de frecuencias en la banda de 700 MHz; otros 80 Megahertz en la banda de 2.5 GHz y un bloque más de 5 MHz en la banda de 1.9 GHz para empujar la cobertura de servicios en red 4G y tecnologías posteriores.

Sin embargo, la autoridad sectorial omitió revelar los precios de salida de cada frecuencia y ello desanimó a los operadores a participar en ese proceso de adjudicación. A la etapa de manifestaciones de interés sólo llegó América Móvil:

“Esta falta de transparencia provocó que solamente un operador se presentara, que fue Comcel (Claro de América Móvil). Los operadores habían pedido que el precio no se reservara, para saber el precio mínimo de cada paquete de espectro y no lo quisieren revelar. En mi opinión, hubiera sido mejor para todo el sector que lo hubiesen revelado, porque así se da transparencia a la subasta y a toda la inversión”, comentó Germán Darío Arias, ex director ejecutivo de la Comisión de Regulación de Comunicaciones de Colombia, entidad equivalente al IFT de México.PUBLICIDAD

Movistar de Telefónica y Avantel habían solicitado además una ampliación de los plazos de inscripción, que se les concedió, en tanto que Tigo de Millicom indicó que la subasta de espectro no proporcionaba las condiciones idóneas para competir por las frecuencias.

“No revelar los precios trajo poca transparencia y a declarar desierto el proceso, aunque ya inmediatamente se abrió un nuevo proceso y el 20 de diciembre va, con otras modificaciones que ya estaban haciendo. Así, deberían presentarse más operadores porque hay espectro para todos; porque si hay espectro, no lo guarden, sáquenlo”, platicó Germán Darío Arias luego de compartir un panel con motivo del 115 aniversario de la tecnológica Ericsson en México.

Para Darío Arias, una de las razones del gobierno colombiano por no detallar los precios del espectro podría obedecer a que el Estado busca la máxima atracción de ingresos por las frecuencias, porque revelarlo antes de la etapa de subasta en el proceso de licitación, no elevaría demasiado la recaudación.

“Entonces el gobierno quería sacarle el mayor valor, porque sabe que no va a subir de allí. Pero no hay que tener miedo. No es ningún pecado revelar y recaudar lo que se recaude, porque habrá inversión y cobertura, y si todos piden las frecuencias, denle espectro a todos, a precios razonables”.

Los operadores ya habían manifestado su inconformidad respecto a que el precio de salida de los paquetes no fuera revelado, inclusive después de modificaciones realizadas por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) al proceso.

Movistar de Telefónica y Avantel habían solicitado además una ampliación de los plazos de inscripción, que se les concedió, en tanto que Tigo de Millicom indicó que la subasta de espectro no proporcionaba las condiciones idóneas para competir por las frecuencias.

Ahora, se espera que Colombia tenga el 24 de noviembre una versión definitiva de este proceso licitatorio y que para el 20 de diciembre arranque la puja por los paquetes de espectro.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here