La  creciente complejidad de los servicios convergentes de telecomunicaciones y TIC, que implica importantes inversiones de capital en redes de nueva generación, mantiene la ola de consolidación en el sector y con ello la desaparición de pequeñas compañías de servicios. Ante el complejo panorama, Grupo Alfa, que tiene presencia en múltiples sectores industriales, incluyendo alimentos y automotriz, ha decidido salir del sector mediante la venta conjunta o por partes de su unidad Axtel-Alestra.

A mediados del 2020, Grupo Alfa anunció el inicio de una reestructuración del conglomerado conocida como “Liberación del Valor”, que iniciaría con la escisión total de todas sus unidades de negocio, de modo que los accionistas pudieran obtener el mayor valor de las compañías cotizadas según los negocios independientes de cada una.

“Los sólidos fundamentales subyacentes de cada Unidad de Negocio no se ven reflejados por completo en el valor bursátil de Alfa. Por tanto, estamos convencidos de que la manera más efectiva para lograr una valuación más alta es evolucionar hacia negocios totalmente independientes y autónomos”, señalaba la compañía en su reporte del tercer trimestre al explicar el plan.

Como parte de este proceso de reestructura, Grupo Alfa ha realizado diversos movimientos corporativos. Consolidó la escisión de su unidad de autopartes Nemak durante el cuarto trimestre, vendió activos fuera de México de su unidad de hidrocarburos Newpek, e inició el proceso de venta de Axtel-Alestra.

Enfoque en el mercado empresarial

Desde la fusión de las operaciones de Axtel y Alestra en 2015, la compañía enfocó su crecimiento en el segmento empresarial, conforme reducía su participación en el segmento residencial mediante la venta de clientes y parte de su infraestructura. El proceso le permitió reducir los niveles de deuda, aunque su desempeño en el mercado se mantuvo por debajo del resto de unidades del conglomerado.

Hasta el tercer trimestre de 2020, Axtel reportó ingresos acumulados por 429 millones de dólares, lo que representa una disminución de 15 por ciento respecto a los 504 millones que reportó durante el mismo periodo del 2019, afectada principalmente por la depreciación del peso mexicano y una caída en los ingresos de la unidad de servicios que compensó el crecimiento de la unidad de infraestructura.

Lo anterior significa que la unidad de telecomunicaciones aportó apenas el 4.71 por ciento de los ingresos totales de Grupo Alfa (sin Nemak), siendo la segunda unidad más pequeña del conglomerado, arriba de Newpek, y muy por debajo de Alpek y Sigma que aportaron 43 y 51 por ciento del total de los ingresos, respectivamente.

Previo a la escisión de Nemak, Sigma fue la mayor unidad de negocio de Alfa con 35.4 por ciento de los ingresos del conglomerado, seguida por Alpek con 35.4 por ciento, Nemak con 22.9 por ciento y Axtel con 3.8 por ciento, con Newpek aportando menos del 1 por ciento del total.

Si se considera el flujo operativo (EBITDA), Axtel logró un incremento de 22 por ciento durante los primeros nueve meses del 2020 hasta los 257 millones de dólares, lo que representa 21.89 por ciento del total de flujo operativo de Grupo Alfa.

En términos de mercado, Axtel había iniciado su salida del mercado residencial mediante la venta de sus activos, además de otros negocios poco estratégicos para la compañía. Pese a los esfuerzos por incrementar la cobertura de su red de fibra óptica y añadir nuevos servicios como telefonía móvil mediante la figura de un Operador Móvil Virtual (OMV), Axtel no logró consolidar su presencia en el mercado masivo.

En 2018, Axtel anunció un acuerdo con Televisa para la venta de su negocio residencial de fibra óptica en diversas entidades del país. Esta operación se estimó en 4 mil 713 millones de pesos para Axtel por la venta de 227 mil 802 usuarios residenciales y 4 mil 432 kilómetros de fibra óptica.

Posteriormente, en 2019 vendió el resto de su negocio residencial a Megacable, que implicó el traslado de 55 mil clientes residenciales y micro-negocios de fibra óptica por mil 150 millones de pesos. Adicionalmente, en 2020 la compañía consolidó la venta de sus centros de datos por 107 millones de dólares (2 mil 145 millones de pesos), de acuerdo con su informe financiero.

Los movimientos anteriores le permitirían a la compañía enfocarse en la oferta de servicios para empresas y gobierno. Sin embargo, también se ha visto afectada por la reducción del mercado en diversos negocios clave, incluyendo un menor gasto de gobierno en servicios, la práctica desaparición de la larga distancia nacional y un menor tráfico de voz internacional.

Los recursos obtenidos por las ventas se utilizaron principalmente para la reducción de su pesada deuda, que se convirtió en un objetivo prioritario para el Grupo Alfa desde la fusión de Axtel y Alestra. La razón deuda neta a flujo de caja al tercer trimestre del 2020 se ubicó en 1.9 veces, nivel significativamente inferior al registrado después de su adquisición en 2016 de 5.9 veces.

Con una deuda más controlada y con mejor perspectiva, una estructura más enfocada en servicios mayoristas y empresariales y la proyección que trae el sector a partir de las nuevas tecnologías como 5G que demandará grandes cantidades de fibra óptica, Alfa espera que la unidad de negocio en su conjunto atraiga el mayor interés de compañías en el sector que busquen fortalecer sus propias operaciones.

Ingresos3T-2020millones de dólaresVariación respecto a 3T-2019
Servicios110-15.38%
– Empresarial89-12.75%
– Gobierno21-25.00%
Infraestructura58-9.38%

La venta de dos unidades diferentes pero complementarias

Alfa reveló recientemente que, si bien recibió una importante cantidad de ofertas ubicadas en el “doble dígito”, éstas no reflejaron el potencial valor de la compañía en su conjunto, por lo que el Consejo de Administración decidió “redirigir esfuerzos para atraer propuestas estratégicas por sus dos Unidades de Negocio (Infraestructura y Servicios) separadas y mantener abiertas todas las opciones para maximizar valor”.

La compañía destacó también el avanzado proceso de separación funcional de sus dos unidades de negocio, dedicadas a la oferta de infraestructura y a la oferta de servicios de digitalización.

Por un lado, la infraestructura tiene un importante potencial en la oferta de conectividad mayorista para otros operadores y para la conectividad mediante fibra de torres celulares, esencial para el óptimo funcionamiento de las redes 5G. En el caso de la unidad de servicios enfrenta también un panorama positivo a través del continuo proceso de digitalización de las empresas, en conjunto con una nueva demanda de servicios de comunicaciones digitales que permita a las empresas hacer frente al confinamiento por la pandemia.

La separación funcional de ambas unidades permitirá obtener una mejor valuación de cada una en el mercado, además de acelerar la venta por separado a otras compañías que buscarían fortalecerse en el mercado que atiende cada unidad. Mientras Alfa busca un comprador, analistas financieros esperan también que la separación le permita a la compañía obtener un mejor desempeño en el mercado empresarial al tener unidades más enfocadas y una estructura en línea con los objetivos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here