iProfesional – Andrea Catalano

La pandemia del coronavirus dejó en evidencia que la conectividad debe tener el mismo nivel de relevancia de política pública que cualquier otro servicio esencial y crítico para los ciudadanos. Las brechas sociales van a estar cada vez más atravesadas por la conectividad y la sociedad demandará más servicios de telecomunicaciones del mismo modo en que exige agua potable, energía eléctrica, cloacas y gas.

Es una de las reflexiones del subsecretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), Martín Olmos, durante una conferencia virtual en la que manifestó que el sector de las telecomunicaciones está tomando mayor importancia y que eso ya se está viendo en el orden político.

Dio como ejemplo las imágenes de la semana pasada cuando funcionarios del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) estuvieron en Villa Azul junto con los intendentes de Quilmes y Avellaneda, para garantizar la conectividad de quienes viven allí ante los contagios de coronavirus que se registraron en diversos barrios populares del AMBA.

“Las brechas van a estar más atravesadas por la conectividad. Esto va a exigir mayor demanda de la sociedad de más cobertura de los servicios, de mayor calidad. Y es también una oportunidad para darle más prioridad a los objetivos de política pública. Se ve claramente en las agencias internacionales de cooperación y desarrollo donde hay mucho interés por apoyar proyectos de conectividad”, dijo Martín Olmos durante una conferencia virtual organizada por Convercom.

El coronavirus evidenció que es necesaria una política pública para garantizar la conectividad a toda la población
El coronavirus evidenció que es necesaria una política pública para garantizar la conectividad a toda la población

La Corporación Andina de Fomento (CAF) es uno de los organismos a nivel regional que más énfasis viene poniendo sobre la necesidad de impulsar a las infraestructuras de telecomunicaciones para que el grueso de la sociedad pueda subirse a la acelerada digitalización de distintos procesos y actividades de la vida cotidiana pues, de no hacerlo, las brechas sociales se profundizarán.

Por eso también sostuvo que esta misma situación se verá reflejada cuando se discutan los presupuestos del sector. “Hay conciencia en todos los sectores políticos. Va a haber una mayor exigencia y prioridad de la sociedad hacia proyectos para desarrollar la conectividad”, agregó.

La antena móvil y el asfalto
“La centralidad política que está tomando el sector sucede de un modo que no se veía antes. Hace poco escuché a Lucas Gallitto (N. de la R: director de políticas públicas de la GSMA) reflexionando sobre qué importante sería que para los intendentes fuera relevante inaugurar una torre de telefonía celular tanto como una obra de asfalto. Cuando ese cambio de mentalidad se produzca seguramente el sector va a tomar un impulso muy grande. Creo que esta crisis que estamos atravesando está empujando las cosas en esa dirección”, aseveró el funcionario.

Por esa razón, reiteró que la foto de Villa Azul compartida por funcionarios de telecomunicaciones y de la política tradicional fue “una escena que tal vez no era tan frecuente con autoridades del sector” y que, por tanto, es una muestra “de la centralidad política que está tomando el tema”.

En ese sentido, comentó que los distintos actores del mercado de las telecomunicaciones fueron y continúan siendo contactados y convocados por intendentes de distintos municipios para resolver temas de conectividad ante las necesidades que expuso el coronavirus.

Intendentes de Quilmes y Avellaneda y funcionarios del Enacom durante la entrega de tarjetas telefónicas en Villa Azul
Intendentes de Quilmes y Avellaneda y funcionarios del Enacom durante la entrega de tarjetas telefónicas en Villa Azul

“Sin lugar a dudas hay una mayor centralidad política y habrá una mayor conciencia transversal y mayor importancia de parte de todos los sectores. Esto quiere decir que cuando se discuta sobre educación, sobre trabajo, también se va a discutir más sobre conectividad. Y las brechas en el acceso van a estar más atravesadas por las brechas de conectividad. Nos va a generar una mayor exigencia y demanda de la sociedad en términos de cobertura y calidad de los servicios”, sentenció Olmos.

Los ejes de la nueva agenda
En ese marco, y tras la exposición de Olmos, José Otero, director de 5G Americas, señaló que los gobiernos deben entender hoy la relevancia de las telecomunicaciones, y que así como se toman medidas para garantizar la provisión de alimentos o de insumos de salud también se tiene que dar el mismo nivel de importancia al abastecimiento de equipamiento, sea para las redes o para los mismos dispositivos de acceso, como los teléfonos.


“Cuando señalamos lo que está sucediendo en este momento también debemos ver que, en términos de recambio de equipos, es importante que los gobiernos entiendan que así como se da prioridad a insumos de salud también deben tener prioridad los equipos de tecnología y telecomunicaciones. Porque se debe hacer mantenimiento y remplazo de equipamiento para no interrumpir la conectividad de un país” sostuvo Otero.

La necesidad de impulsar una acción política en favor de más conectividad y de mejor calidad es el fundamento del Plan de Acción Conjunta del Banco Mundial, la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), la GSMA y el Foro Económico Mundial. Se trata de un documento en el que se expresal necesidad de concretar una colaboración acelerada entre el sector público y privado para responder a los desafíos que plantea el coronavirus, especialmente garantizar el acceso a las poblaciones más vulnerables el acceso a los servicios digitales.

Incrementar el ancho de banda y la seguridad de las redes; conectar servicios vitales y garantizar la continuidad de los servicios públicos; potenciar a las fintech; promover la protección en línea e impulsar el poder del big data móvil como herramienta para el monitoreo y contención de enfermedades son los cinco ejes de este plan.

La foto de la semana pasada donde el presidente del ENACOM, Claudio Ambrosini, junto con los directores del organismo, Gonzalo Quilodrán y Gustavo López, y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y de Avellaneda, Jorge Ferraresi, son, como dijo Olmos, una muestra de lo que podría verse cada vez con más frecuencia en el futuro cuando se trate de telecomunicaciones.

“Hoy estamos en el barrio Villa Azul donde vinimos a entregar 3 mil tarjetas telefónicas prepagas para que todos puedan estar conectados en este contexto de cuarentena y de aislamiento social y sanitario”, dijo Ambrosini en ese momento. Si hoy parte del trabajo, parte de la educación, parte del comercio se resuelve por internet, llegó la hora de que alcance a todos los sectores de la población tal como cualquier otro servicio que atiende necesidades básicas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here