¿Por qué no tienen éxito los supermercados online?

634

Comprar y recibir nuestra despensa desde el método online podría parecer una gran opción para ahorrar tiempo y evitarnos el esfuerzo de visitar la tienda. Pero la realidad es que lograr que el negocio de supermercado online sea rentable es una meta casi imposible de lograr.

“Nadie ha ganado una gran cantidad de dinero vendiendo comestibles en línea”, señala Sucharita Kodali, analista de Forrester Research. “De hecho, ha habido mucha más gente perdiendo dinero.”

La tendencia no es la misma en todos los países. En Corea del Sur, 20 por ciento de los consumidores compran comestibles en línea; tanto en el Reino Unido como en Japón 7.5 por ciento de los consumidores también lo hacen, según Kantar Consulting.

Estos modelos de negocio son exitosos porque se concentran en ciudades urbanizadas y centralizadas, lo que facilita la distribución.

En Estados Unidos, en contraste, las personas están dispersas en áreas rurales, urbanas y suburbanas, lo que dificulta llegar a la mayoría de los compradores desde sólo algunos lugares físicos.

En Corea del Sur y Japón, los clientes también se sienten más cómodos comprando en su teléfono que los consumidores en países como Estados Unidos.

Algunos supermercados como Walmart, Kroger, Safeway, están experimentado con el método de venta “hacer clic y recopilar”, que les permite a los consumidores ordenar sus comestibles en línea y luego ir a la tienda a recogerlos.

Según los datos de Nielsen, Click-and-collect representa casi la mitad de las ventas de comestibles en línea, 2 por ciento más que en 2016.

Amazon está cubriendo estas dos bases: además de sus opciones de entrega, la compañía ha lanzado tiendas Go en Seattle, Chicago y San Francisco que permiten a los clientes entrar, seleccionar artículos y salir sin esperar en la fila para pagar.

Barrera de consumo

Envío. Según Elley Symmes, analista del equipo de compras de Kantar Consulting, la principal barrera de consumo de las compras de comestibles online es la falta de promociones.

Los costos de entrega siguen siendo un reto para los supermercados. Para superarlo, algunos supermercados se están asociando con marcas para obtener un costo de entrega subsidiado. Ejemplo, Colgate puede ofrecer entrega gratuita si un cliente compra una cantidad mínima de productos.

Experiencia de compra. De acuerdo a una investigación de The Atlantic, realizada con consumidores en Massachusetts, los compradores prefieren elegir sus artículos en la tienda, y no les gusta planear sus compras con anticipación.

“Las personas suben a su automóvil y conducen a tiendas amplias donde pueden elegir los productos que les gustan y también conocer nuevos productos en los estantes”, señala David J. Livingston, analista de Supermercados para DJL Research.