Portabilidad numérica en Uruguay entrará en vigor el 12 de enero

Tras idas y vueltas, finalmente la opción de cambiar de operador manteniendo el número será una realidad en el mercado uruguayo. Las dudas previas y lo que se viene, en un debate que excede ampliamente al sector.

672

El 12 de enero de 2022 es la fecha acordada entre el gobierno y los operadores para la entrada en vigencia de la portabilidad numérica en Uruguay. Desde ese día, los usuarios móviles podrán cambiar de empresa manteniendo el número, generando un derecho que ya es una realidad en la mayoría de los países de la región. Las dudas y debates generados en las últimas horas no fueron suficientes para frenar la decisión.

La portabilidad iba a entrar en vigor en octubre y luego se indicó que sería antes de fin de año, pero finalmente sucederá algunas semanas después. “Se considera una buena fecha porque ya pasaron las fiestas, las pruebas estarán terminadas y las empresas podrán atender adecuadamente. Todo será en beneficio de los usuarios que a partir de ahora serán dueños de su número”, dijo a DPL News la Presidenta de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec), Mercedes Aramendía.

La puesta en marcha de la portabilidad en Uruguay generó un fuerte debate que excedió las fronteras del sector porque es resultado de la Ley de Urgente Consideración (LUC), y 135 de los artículos de esa ley, incluidos los de portabilidad, se someterán a un referéndum en marzo. Si gana el sí, como pretende el Frente Amplio, esos ítems quedarán derogados. En otras palabras, la portabilidad podría implementarse formalmente en enero y quedar sin efecto en marzo.

Sobre esta situación, el regulador fue muy claro: “El referéndum no tiene efectos suspensivos, por lo que se sigue trabajando en garantizar el derecho a las personas. En caso de que gane el sí, se perdería el derecho a la portabilidad, pero esto no afectaría los derechos de quienes ya se portaron”. Para más, desde Ursec se mencionaba incluso una segunda etapa, por la que podrán portarse más de cinco líneas que estén bajo el contrato de una misma persona física o jurídica, para febrero.

Los detractores

La crítica central de quienes se oponen es, en la práctica, sólo una: si se deroga el LUC, ninguno de los artículos en discusión seguirán vigentes. Entonces, ¿para qué poner en marcha la portabilidad ahora si se puede esperar al resultado del plebiscito para que entre en marcha? En cualquier caso, el objetivo es el mismo: que cambiar de operador manteniendo el número no sea una posibilidad en Uruguay.

En los comentarios a los artículos específicos de portabilidad (471 a 475) hay más tela para cortar. Allí aparece la premisa de defender a Antel “sobre el avance de las multinacionales”. Se indica que la opción permite políticas agresivas a privados y que, por un lado, “se libera el sistema, pero por el otro se obliga a las empresas a ser parte de él”. También aquí se reflota el punto de que nada de lo que se cree para aplicar el derecho tendrá sentido si en el referéndum se define lo contrario.

Otro punto es, de todas formas, en el que más hicieron énfasis las autoridades de la estatal, quienes además reclamaron que la puesta en marcha de la portabilidad no generó los efectos deseados en países en los que se implementó –más competencia, mejores precios e innovación–. Se trata del costo. La queja es que los recursos saldrán de las empresas y que esto se contradice con las políticas de austeridad que ha pregonado el gobierno. En otras palabras, Antel deberá gastar más.

El mercado

La vigencia de lo que ya estaba escrito hace meses cambiará la realidad para un universo conformado por 5.6 millones de usuarios móviles. El 53 por ciento corresponde a la estatal, el 29 por ciento a Movistar y el 18 por ciento a Claro. Según estimaciones, el 25 por ciento de los usuarios estaría, a priori, dispuesto a cambiar a su prestador si la competencia presenta un mejor servicio.

Antel es el que más renegó y es quien más tiene que perder de los tres, pero lo cierto es que la portabilidad funcionó, en general, como un potenciador de las realidades del mercado en esta parte del mundo. Aumentó la competencia en Chile, por ejemplo, donde cuatro operadores pelean puestos, y ensanchó la diferencia a favor de Entel en Bolivia, donde ese operador es líder del share móvil.

Así las cosas, la portabilidad numérica entrará en vigencia, según el acuerdo anunciado entre los involucrados, en 14 días. En paralelo, el referéndum tendrá lugar el 27 de marzo del año próximo y decidirá decenas de artículos de la LUC, entre los que está el derecho de los usuarios de ser dueños de sus números. Papel rosa por el sí, papel celeste por el no. Como sea y al menos por un tiempo, Uruguay tendrá portabilidad numérica para móviles, un derecho asentado en gran parte de América Latina.