Los movimientos societarios telcos anunciados en 2021 en la región generarán dinamismo en la competencia, consolidarán las posiciones de los operadores y fortalecerán su capacidad de inversión para el despliegue de nueva infraestructura.

La combinación de América Móvil y Liberty Latin America en Chile a través de una joint venture podría generar beneficios operativos con sinergias por 180 millones de dólares en los próximos años. Se trata de una apuesta comercial novedosa para ofrecer a sus respectivos clientes soluciones empaquetadas. Además, la unión hará un operador más fuerte de cara a las importantes inversiones que se deben realizar en 5G y  fibra óptica, y para la fuerte competencia que existe hoy en Chile, con WOM creciendo en móvil y Telefónica y Mundo Pacífico en redes fijas.

La retirada de los grandes operadores en Centroamérica (América Móvil le vendió Claro Panamá a Liberty Latin America, y Telefónica le vendió a General International Telecom Limited su unidad de El Salvador) hará que las compañías concentren su estrategia en los mercados más rentables (Centroamérica no lo estaba siendo) y deja a operadores locales la posibilidad de desarrollar el negocio.

Si bien Telefónica mantiene sus opciones abiertas respecto de la evolución de sus negocios en Hispanoamérica -con su apuesta en este momento centrada en sus principales mercados: Brasil, Reino Unido, Alemania y España-, el operador hizo dos importantes movimientos en Colombia en 2021: adquirió los activos de Internet y espectro de DirecTV en el país, y estableció la primera empresa independiente mayorista de infraestructura digital de acceso abierto en el país, a través de la alianza con KKR, InfraCo.

En el caso de la primera operación, le servirá a Telefónica para fortalecer su negocio (gracias a los 70 MHz de espectro en la banda de 2.5 GHz) y mejorar su capacidad de servicio de Internet fijo y móvil.

La segunda operación servirá para potenciar las inversiones que se necesitan para un mayor despliegue de FTTH: la empresa conjunta se propone llevar fibra óptica a 90 ciudades del país en los siguientes tres años. El convenio es similar a una transacción en el mercado chileno. En marzo, el fondo de inversión compró 60 por ciento de InfraCo, una sociedad que Movistar Chile constituyó en 2020. El acuerdo tiene el mismo objetivo de expandir una red de fibra.