Presentan proyecto para regular teletrabajo en el sector privado de Perú

La congresista Adriana Tudela Gutiérrez, de Avanza País, presentó un proyecto de ley para regular el teletrabajo fundamentado en el uso de las TIC en el sector privado de Perú que, entre otras cosas, incluye los derechos a recibir los equipos y herramientas necesarios, así como una compensación por el gasto en energía eléctrica e Internet, además de la desconexión laboral.

456

En el Congreso de la República se presentó un proyecto de ley sobre el trabajo remoto en Perú, cuyo objetivo es “regular el teletrabajo como una modalidad caracterizada por la utilización de medios tecnológicos, informáticos o de telecomunicaciones (TIC)”.

La congresista Adriana Tudela Gutiérrez, del partido Avanza País, presentó el proyecto de ley en el pleno el 14 de diciembre. 

El proyecto consta de 17 artículos divididos en cinco capítulos y propone derogar la Ley No. 30036, que regula el teletrabajo, promulgada en 2013, así como su reglamento, aprobado y publicado en 2015 mediante el Decreto Supremo No. 009-2015-TR.

Contenido y alcance 

El proyecto define al teletrabajo como “una forma de organización que consiste en la prestación de servicios laborales desde el domicilio del trabajador; distinto al centro de trabajo del empleador”.

Y agrega que puede ser tanto total como parcial, aunque lo importante para caracterizarlo es que se lleve a cabo con el uso predominante de medios tecnológicos, informáticos o de telecomunicaciones.

En cuanto al ámbito de aplicación, la ley está propuesta para aplicarse “al personal que labora en el sector privado, en cualquier régimen laboral”.

Como derechos del teletrabajador, establece: la recepción de los equipos y las herramientas de trabajo necesarias para el desempeño de las funciones, la compensación de los gastos por los servicios de luz e Internet cuando las funciones lo exijan y lo hayan pactado ambas partes, la protección de la intimidad, privacidad e inviolabilidad de sus comunicaciones, la desconexión laboral por 12 horas y la flexibilidad en la distribución del tiempo de trabajo.

Consulta: Auge del teletrabajo en América Latina: políticas públicas y regulación tras la pandemia de Covid-19

En este sentido, en los artículos 11 y 12 del capítulo IV, el proyecto señala que, a menos que hayan pactado lo contrario, las empresas deberán entregarle a los trabajadores los equipos y herramientas de trabajo necesarias para el desempeño de sus labores, así como compensar los gastos por concepto de energía e Internet por un monto que será determinado por el reglamento de la ley.

Mientras que como obligaciones del empleado estipula que este realice personalmente el trabajo, cumplir con las disposiciones sobre la confidencialidad de la empresa, así como las medidas y recomendaciones de seguridad y salud, además de estar disponible de manera obligatoria para las coordinaciones que sean necesarias y cuidar los bienes otorgados por la empresa y usarlos únicamente para el cumplimiento de sus labores.

Para las empresas, el proyecto asienta las obligaciones de informarle oportunamente al empleado la voluntad de pactar un cambio en la modalidad de la prestación de los servicios, los mecanismos de comunicación laboral, capacitarlo en el uso de aplicaciones informáticas y evaluar las solicitudes de retorno a las actividades presenciales por parte de los trabajadores.

La ley también contempla la obligatoriedad de establecer un contrato de teletrabajo o acuerdo sobre la variación de la modalidad de prestación de los servicios laborales.