El Economista Nicolás Lucas

El programa Aprende en Casa II, para llevar educación por televisión a cerca de 30 millones de estudiantes mexicanos que no pueden arriesgarse a las clases presenciales por la pandemia de coronavirus, arranca en una semana, el lunes 24 de agosto y duraría hasta el miércoles 30 de diciembre, si la Covid-19 no sorprende con rebrotes. La TV se convierte ahora en una alternativa más a la mano para sostener la enseñanza de primaria, secundaria y bachillerato, en un país que por orografía, extensión de territorio, depresión económica y política pública imperfecta todavía es complicado construir redes de telecomunicación para impulsar una educación con valor agregado a través de Internet.

Oscar Díaz, el especialista que sustituyó a María Lizárraga en la dirección de la Unidad de Medios y Contenidos Audiovisuales del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), está en la sintonía de que Aprende en Casa II no pudiera ser para algunos la mejor solución para mantener a los alumnos en clases, pero sí comparte que es una pronta respuesta de lo que es posible o ideal hacer, y que también es una alternativa educativa a la realidad inédita que trajo la emergencia sanitaria.

México, según la Secretaría de Educación Pública (SEP), atendía a 25.41 millones de estudiantes de educación básica en 2019: 290,000 en educación inicial, 4.77 millones en preescolar, 13.92 millones en primaria y 6.44 millones en secundaria y aparte, otros 2 millones en tele-bachillerato, más los que ahora se sumen de otros colegios de educación media superior. Con este diagnóstico, Oscar Díaz hace un análisis sobre qué cadena de TV pudiera atender a qué nivel educativo, para llegar con su cobertura al máximo número de alumnos.

La cadena Azteca 7 llega al 77.02% del territorio nacional; el Canal 5 de Televisa logra un 76.52% de cobertura e Imagen TV tenía en 2019 un 51.57% de cobertura alcanzada. La televisión tiene un 91% de penetración en México y 93% de los hogares la miran diario. Estos datos bien pudieran ayudar al gobierno federal, la SEP, y a la televisoras públicas y comerciales en elegir un canal para cierto nivel de enseñanza, dice Oscar Díaz en una de sus primeras entrevistas con la prensa desde la dirección de la Unidad de Medios y Contenidos Audiovisuales (UMCA).

En esto de las teleclases, ¿qué engrane juega la UMCA para que todo el andamiaje del programa Aprende en Casa II funcione correctamente, a unos días de que empiece el nuevo curso?

A la UMCA, conforme sus atribuciones legales, corresponde los análisis y solicitudes de los concesionarios para transmitir en multiprogramación, para que luego sean resueltas por el pleno del IFT. Con el tema de las clases escolares, desde el 20 de abril y con motivo de la emergencia sanitaria y la necesidad de la SEP de transmitir las sesiones escolares por televisión, el IFT tuvo que ver las condiciones de esos momentos y con una visión regulatoria muy acorde a esa dinámica y con las exigencias de entonces, emitió un acuerdo para acceder a la multiprogramación sin considerar el a-b-c de los lineamientos y los trámites ordinarios.

Fue una decisión muy ágil y muy dinámica en que se estableció que aquellos concesionarios que pudieran transmitir en múltiplex las sesiones escolares de la SEP, bastara sólo con que se adhirieran al acuerdo y se manifestase la voluntad, con lo que la UMCA tomaba conocimiento de eso y resolvía.

En una plática con diputados, el IFT apuntó que los concesionarios podrían abrir nuevos canales digitales con sólo una solicitud por correo electrónico, algo, creo, no visto antes ante las muchas exigencias, que acusan los concesionarios, pide el regulador. Es decir, que ustedes se traen una acción de mucha celeridad.

—Se dijo que bastaba un correo para que se pudiera acceder a la multiprogramación, esto con motivo de los acuerdos de suspensión que se emitieron (por la emergencia sanitaria) y entonces el IFT habilitó que diversos trámites siguieran su curso de manera electrónica y uno de esos trámites fue justamente lo relacionado con el acceso a multiprogramación.

Eso sí, estos acuerdos fueron bien elaborador y bien estudiados y constituyen una política regulatoria muy acorde a las circunstancias. Siguen una visión de una regulación muy proactiva, con el sentido de facilitar los accesos, porque aquí, en este caso, si nos íbamos a la vía ordinaria, nos hubiéramos tardado tres meses en resolver y para cuando se resuelva, puede que ya se nos fue el ciclo escolar o que el semáforo epidemiológico haya avanzado y los niños regresen a clases presenciales y entonces el IFT apenas estaría resolviendo todas esas solicitudes.

¿Coincide en que todo está bien amarrado y que los concesionarios respetarán los acuerdos conforme lo escrito allí?

—Este acuerdo es de carácter temporal; tiene una vigencia transitoria, que será en tanto las autoridades educativas y de salud determinen el regreso a clases presenciales en todo el país y quienes se adhieran a esta multiprogramación, en ese momento deberán dejar de transmitir en multiprogramación para regresar a una transmisión la tenían antes de este acuerdo.

Los canales para las teleclases se conocerán el 16 de agosto (…) ¿Pero podría pensar que por el tamaño de cobertura de un canal, sería mejor cierta señal se destine a cierto nivel educativo?

—Estos niveles de detalle los irá platicando la SEP(…) el 16 de agosto dirá en que canales se transmitirán determinados grados escolares. Pensemos que, por ejemplo, Imagen TV tiene capacidad para multiprogramar el canal 3.2 y 3.3 ¿y qué puede hacer Imagen TV? El 3.2 podría venir aquí Imagen TV y decirnos, “yo quiero adherirme al acuerdo para multiprogramar el 3.2, en el cual voy a transmitir secundaria y ya conseguí un acuerdo con la SEP en el cual también voy a transmitir bachillerato en el 3.3”, entonces hace todo un canal para un cierto nivel de educación y luego hace otro para transmitir otra programación. O puede decir que a su canal 3.4 le cambia la identidad programática y ya no transmite allí Excélsior TV y transmite las sesiones escolares de la SEP. Todo eso es lo que permite el acuerdo.

Con estas canastas, de que Televisa se suma con el canal 5.2, TV Azteca con la cadena del 7 e Imagen con el 3.2, entonces la SEP, toma la decisión y dice que con la cadena del 7 se destina para primaria; la cadena de Imagen para secundaria y la cadena del 5 para preparatoria. Esto ahora es hipotético.

En tema aparte, ¿en qué grado está avanzada la investigación para determinar si los creadores de contenido como HBO y Disney se excedieron en las transmisiones de anuncios publicitarios por TV restringida, como según acusaron Izzi, Totalplay y Dish?

—En la UMCA tenemos que supervisar justamente los tiempos de publicidad, en función de lo que dice el artículo 237 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Hacemos una labor de monitoreo y revisamos los tiempos para radio y TV. Nosotros identificamos en 2019 que algunos concesionarios en TV restringida se excedían en cuanto al número de publicidad a la que tienen derecho por ley y en su momento enviamos a la Unidad de Cumplimiento para que determine sanciones.

Nosotros supervisamos, identificamos y el resultado de ese monitoreo lo remite la UMCA a la Unidad de Cumplimiento, quien jurídicamente se encargará de armar el procedimiento correspondiente y emitir la sanción correspondiente en la misma unidad o en el pleno del IFT. Ahora mismo, el procedimiento está siendo desahogado por la Unidad de Cumplimiento.

No se ha resuelto por la suspensión de acuerdos (por la pandemia de coronavirus) y algunos procedimientos se quedaron suspendidos en forma de juicios, por lo que no se están siguiendo de forma electrónica para dar certeza jurídica, porque tienen una naturaleza distinta a la de un trámite por multiprogramación. Este procedimiento lleva desde marzo y no ha tenido mayor avance por la pandemia.

Parece que este asunto revela la importancia de la UMCA y entonces, ¿qué responde a quienes cuestionan la existencia de la Unidad de Medios y Contenidos Audiovisuales después de la polémica por la vigilancia y protección de las audiencias que enfrentó al IFT con otros órganos de gobierno?

—Esta unidad es necesaria y es indispensable para el regulador. Y se justifica por sus análisis de contenidos que realiza para el Instituto; un ejemplo de ello es su encuesta nacional sobre contenidos audiovisuales de la que se nutren todos y que nos ha convertido en un referente en el sector.

En audiencias(…) Si bien hubo una reforma legal que pareciera que restó facultades a la UMCA, no es menos cierto señalar que seguimos revisando cuestiones importantes para el sector en materia de análisis y vigilancia como el anterior y eso es lo que nos justifica claramente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here