Casi todos los extranjeros que soliciten una visa tendrán que informar cuáles son sus nombres de usuario en redes sociales, direcciones de correo electrónico y números telefónicos de hasta cinco años atrás, de acuerdo con las nuevas disposiciones del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Anteriormente, sólo debían entregar estos historiales las personas canalizadas para “investigación adicional”, como aquellas que habían viajado a zonas bajo el control de organizaciones terroristas, lo equivalente a un aproximado de 65 mil aspirantes. Sin embargo, ahora la medida afectará a 15 millones de solicitantes cada año.

Los únicos que no tendrán que proporcionar datos de sus redes sociales, correo electrónico y números telefónicos son quienes soliciten visa de tipo diplomático y oficial.

La nueva regulación fue propuesta desde marzo de 2018 y concuerda con una serie de acciones por parte del gobierno de Donald Trump para reforzar la “seguridad nacional”, señaló el Departamento de Estado.

“Trabajamos constantemente para encontrar mecanismos de protección para los ciudadanos estadounidenses al tiempo que apoyamos los viajes legítimos a Estados Unidos”, destacó.

Para el gobierno estadounidense, las redes sociales representan “un foro importante”, a través del cual se puede reconocer “el sentimiento y la actividad terrorista”. En consiguiente, se descartará a las personas que serían una amenaza.

Se entregarán formularios con las principales redes sociales, para que el aspirante a conseguir una visa escriba toda su información del último lustro. Además, podrá agregar algún sitio que no esté incluido en el formato.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here