En medio de la emergencia sanitaria propiciada por la nueva cepa del coronavirus, los servicios de telecomunicaciones tienen que adaptarse y flexibilizarse. Con eso en mente, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) anunció una serie de medidas encaminadas a mantener conectados a los colombianos.

Una de las directrices es que los operadores darán un plazo de 30 días extras a los clientes pospago en mora para ponerse al día con el pago de sus facturas; en ese sentido, no se les desconectará, pero recibirán menor capacidad. De no cubrir la tarifa, recibirán un servicio mínimo.

Además, Claro y Movistar informaron días antes que proporcionarían a sus consumidores convergentes más velocidad y datos durante la pandemia. En el caso de los usuarios prepago, cuando se les acabe el saldo, el Ministerio dispuso que podrán enviar hasta 200 SMS gratis durante 30 días y recibir todos los mensajes. 

Las plataformas de video streaming sólo transmitirán contenidos en formato estándar, con el propósito de disminuir los datos que consumen. Esta acción se anticipa a un escenario en el que el alto consumo de datos en entretenimiento podría interrumpir el correcto funcionamiento del teletrabajo o la teleducación. En la Unión Europea, Netflix, Youtube y Amazon ya aplicaron esa medida.

“Esta situación nos ha llevado a ver cómo son de importantes los servicios de comunicaciones y de Internet, en momentos que estamos haciendo este aislamiento preventivo obligatorio. Estamos trabajando con los operadores para asegurar que las redes (…) se mantengan absolutamente fuertes”, dijo la ministra TIC, Sylvia Constaín.

También el MinTIC autorizó a los proveedores a “priorizar el acceso a través de Internet a contenidos y aplicaciones de servicios de salud, atención de la emergencia, información oficial, laboral y educativa”, y pidió a las empresas de entrega en línea anteponer el envío de productos de primera necesidad en este momento en el que el país se encuentra en aislamiento para evitar más contagios.

La flexibilidad no sólo será para los consumidores, igual incluye a las empresas del sector de telecomunicaciones. Durante la emergencia por el COVID-19, se suspenden las cargas que deben pagar al Fondo Único TIC y no tendrán que cumplir a cabalidad obligaciones como el régimen de calidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here