Protección de datos personales puede convertirse en un derecho fundamental en Brasil

El proyecto modifica la Constitución Federal para incluir la protección de datos personales como un derecho fundamental. El texto va al Senado.

284

Ler em português

Esta semana, la Cámara de Diputados aprobó la Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) 17/19, que hace de la protección de datos personales un derecho fundamental de los brasileños. Ahora el texto va al Senado.

Según la propuesta, la Unión debería “organizar y supervisar la protección y el tratamiento de los datos personales, en los términos de la ley”, incluso en los medios digitales. En la segunda ronda hubo 436 votos contra cuatro. En la primera ronda hubo 439 contra uno.

El relator adjunto del texto, Orlando Silva (PCdoB-SP), comentó que el proyecto consolida la normativa para la protección de datos personales. “Este PEC completa un esfuerzo que se remonta a la Ley General de Protección de Datos Personales (LGPD)”, agregó.

La LGPD, aprobada en 2018, tiene como objetivo preservar la libertad y la privacidad, y estableció la Autoridad Nacional de Protección de Datos Personales (ANPD), responsable de implementar y monitorear el cumplimiento de la LGPD.

Los diputados descartaron una enmienda de Silva que pretendía crear un organismo independiente para organizar y supervisar la protección de datos. “No es la creación del órgano, que ya ha sido creado, estamos hablando de un atributo esencial. ¿Por qué la Agencia tiene que ser autónoma? Porque incluso regulará al gobierno”, dijo el relator.

Sin embargo, al defender la supresión del paso, el diputado Vinícius Poit (Novo-SP) cuestionó la inclusión en la Constitución. “Nadie aquí cuestiona la autonomía, la independencia de la autoridad reguladora. Ahora bien, nunca se ha hecho constitucionalizar este tema para ningún otro organismo”, justificó.

Apoyo

En mayo, la Coalición Derechos en la Red defendió la aprobación del PEC 17/19. “El movimiento podría promover una importante actualización de la carta brasileña de derechos fundamentales para las últimas innovaciones tecnológicas y establecer una previsión formal de un derecho que, hasta ahora, ha sido garantizado con base en lecturas interpretativas de la jurisprudencia actual”.