El Nuevo Siglo

Pese a que los partidos tienen mayores consensos frente a la iniciativa, aún no hay seguridad en que obtenga las mayorías. Cambio Radical y La U están indecisos mientras el Centro Democrático y los conservadores continúan con el apoyo al proyecto gubernamental.

El presidente del Senado, Ernesto Macías, del Centro Democrático, dijo que en la sesión de ayer se presentaron 75 impedimentos, “se les aprobaron seis y se negaron a más de 40. Nos queda el resto”. Hoy, anticipó, “continuamos con esto y de inmediato entramos a la ley”.

Macías destacó que la iniciativa amplía la cobertura en conectividad que tiene el país. “Nosotros estamos muy quedados en esa materia. Sale uno de las capitales y a pocos kilómetros no hay conectividad. Eso es lo primero. Además, brinda garantías para quienes invierten en los temas de las TIC. Este proyecto es muy importante”.

La senadora Ruby Chagui, también del Centro Democrático, sostuvo en diálogo con EL NUEVO SIGLO que su bancada “acompaña el proyecto de ley porque piensa que es importante adelantar el marco normativo del sector para que se pueda dar la seguridad jurídica, atraer más inversión y llevar más conectividad en las regiones, sobre todo en esas regiones que hoy no llega el Internet de banda ancha”.

En ese sentido, el senador Juan Diego Gómez, del Partido Conservador, explicó que su bancada está comprometida con el proyecto “y luego de una discusión con la Ministra decidimos apoyarla pues las dudas están resueltas”.

Las dificultades

Ayer por la tarde, la bancada de Cambio Radical se reunió para discutir la posición que tomarían frente al proyecto. El ex vicepresidente Germán Vargas Lleras reiteró los reparos que presentó cuando se discutía en primer debate la iniciativa.

“La Ministra nos embarcó en este proyecto con el pretexto de lograr una mayor conectividad, en especial en lo que hace referencia las conexiones domiciliarias. Debo decir enfáticamente que no se requiere este proyecto de ley para avanzar en ese propósito, sino realizar cuanto antes la subasta de 700 MHz, cuya reglamentación está lista, y así dar continuidad a los proyectos sociales y de acceso universal; financiar proyectos de banda ancha fija para los usuarios de menores ingresos y garantizar que los operadores privados ofrezcan planes asequibles a dichos usuarios, incluso mediante subsidios a la demanda. Por este camino, y sin necesidad de ninguna ley, se podrá llegar a los 16 millones de personas que aún carecen del servicio”, dijo Vargas hace un par de meses.

Frente a esas dudas, la ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), Sylvia Constaín, acordó con Cambio Radical trabajar con una subcomisión, integrada por los senadores Antonio Zabaraín, Temístocles Ortega y Rodrigo Lara, para analizar los argumentos del Gobierno.

Por el lado liberal la decisión de apoyar el proyecto TIC está casi servida, según dijo el senador Fabio Amín. El almuerzo de ayer sirvió para despejar dudas y al parecer la mayoría de la bancada votará a favor.

“Asistimos al almuerzo con la Ministra 10 de los 14 senadores. Ella reconoció que la ley que se presentó es una iniciativa totalmente diferente y mejorada de la que se venía discutiendo en el periodo pasado”, le expresó Amín a EL NUEVO SIGLO.

Entre las cosas nuevas que destacó Amín está “el tema de la autoridad convergente. Esa es una recomendación de la OCDE, lo que crea una sola autoridad reguladora y cuya conformación de manera independiente no solo corresponde a las mayorías que pudiera elegir el Gobierno sino también a la representación de los demás sectores que tienen que ver con este sector”.

Según dijo, “también se aclaró que se redujo el tiempo propuesto por el Gobierno en el proyecto inicial frente al tema de las concesiones se hablaba de 30 años y se redujo a 20, que era una de las dudas que tenían los miembros de las comisiones sextas. También se habló del fortalecimiento de los canales regionales”.

MIRA y Colombia Justa Libres también aseguraron su apoyo irrestricto al proyecto de ley.

Sin embargo, no todo es felicidad. El Senado sigue dividido. La U tampoco se ha definido. Es decir, que con Cambio Radical hay 30 votos embolatados para el Gobierno. Hasta el momento las cuentas para el Ejecutivo son cortas.

Anoche se le vio a la ministra Constaín muy activa jalando senadores del salón social a la plenaria para que los impedimentos fueran resueltos. Con esa labor continuará hoy.

La oposición está decidida a hacerle frente al proyecto. El Polo Democrático, la Lista de la Decencia y la Alianza Verde han expresado que no apoyarán la iniciativa, siempre y cuando continúe con los “vicios que traía del pasado”.

Según el senador Antonio Sanguino, los verdes solo apoyarán el proyecto “en la medida en que aumente la conectividad. Nos preocupa el contenido de la iniciativa porque nos asalta la duda que se constituya en un marco jurídico que favorezca a los grandes jugadores en el sector de las tecnologías en el país y que Colombia se prive de una regulación que de verdad beneficie a todos los colombianos”.

Con este panorama hoy el Senado comenzará la discusión a las 9 de la mañana y se espera que al final de la tarde por fin haya humo blanco. El proyecto ha tenido largas horas de discusión y cabe anotar que ingresó a la corporación con mensaje de urgencia, su trámite se congeló y hoy vuelve apurado por tiempos.

De culminar su tránsito por la plenaria del Senado la iniciativa tendría que pasar a Cámara con escasas dos semanas para ser discutida y aprobada. Falta ver si lo logra.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here