Proyectos IoT en Argentina apuestan a smart cities y sitios con mayor desarrollo productivo

467

El primer relevamiento nacional de Internet de las Cosas (IoT) de Argentina marca algunas tendencias: las iniciativas surgen de distintos tipos de actores, las propuestas se concentran mayormente al concepto de ciudades inteligentes y los proyectos se dan más asiduamente en sitios con más desarrollo productivo, especialmente en la capital del país.

La “fotografía”, llaman las autoridades a los resultados, se realizó sobre la base de 154 respuestas. Se registraron propuestas de IoT en 15 de los 24 distritos locales, pero seis de ellas concentraron más del 86 por ciento de los proyectos: Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos.

Del total de respuestas recibidas, 108 corresponden a empresas, 22 a universidades nacionales, seis a cooperativas, cinco a pequeños emprendimientos, tres a universidades privadas, tres a organismos públicos y dos a escuelas secundarias, entre otros, y buena parte del total habla de iniciativas que contemplan cooperación público-privada. Al menos ocho de cada 10, en tanto, están vinculados con conectividad y software.

Por otra parte, se habla de cierta madurez con el argumento de que “al menos cinco de cada 10 de las propuestas recibidas mencionaron que ya cuentan con productos desarrollados, comercializados o sin comercializar”. Un tercio, en tanto, se trata de desarrollos experimentales, prototipos o investigaciones básicas; y en el resto entran, entre otros, proyectos que fueron suspendidos o cancelados.

Siete de cada 10 proyectos está vinculado con smart cities, la vertical preferida según el relevamiento. Le sigue de cerca industria y agro, siempre considerando la posibilidad de elegir más de un concepto vinculado con cada proyecto. Además, el informe destaca que en estos tres rubros más del 80 por ciento de los proyectos está en etapa de diseño, ejecución o finalizado, mientras que un mínimo porcentaje fue suspendido o cancelado.

En el último apartado, en tanto, se analizaron las fuentes de financiamiento de terceros que recibieron los proyectos relevados. El informe indicó que el 23 por ciento de las propuestas contó con financiamiento de terceros y que ninguno de ellos fue suspendido o cancelado. El sector público se comportó como el principal aportante y las universidades fueron las entidades que mayor fondeo recibieron por parte del Estado.

El reporte se realizó en el marco de la Mesa Nacional de Internet de las Cosas, que coordinan la Secretaría de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y la Subsecretaria de Economía del Conocimiento. El objetivo, plantearon las autoridades cuando lanzaron la convocatoria, es “conocer el estado de situación y tomar decisiones informadas para el impulso del ecosistema digital en el plano local”.