▲ A fin de promover la utilización del cobro digital (CoDi), el Banco de México ha realizado pruebas piloto desde agosto en Tulancingo, Hidalgo; Progreso, Yucatán, y La Paz, Baja California Sur. Para lo anterior, bancos como Santander, BBVA o Citibanamex ya están en campo, dando incentivos para que los comercios lo adopten.

La Jornada Julio Gutiérrez

La tortillería La Herradura, que se ubica a la entrada de Tulancingo, Hidalgo, es la primera en el país que acepta el cobro digital (CoDi), la nueva plataforma para realizar pagos por medio de un teléfono celular.

Los dependentes de la dulcería La Nueva, localizada en el corredor económico de la entidad, con más de 30 años de operaciónes, aseguran que con CoDi los ingresos y egresos son más transparentes; incluso festejan que ya se puedan realizar pagos pequeños con un celular.

En la tienda El Zorrito, ubicada a cinco minutos del centro de Tulancingo, creen que esta nueva forma de realizar pagos es el futuro, y tiene una ventaja importante: en la noche ya no tienes que andar cargando dinero.

Los tres comercios son parte de las pruebas piloto del CoDi a nivel nacional y coinciden en que esa iniciativa va empezando, aún falta, pero es algo novedoso y seguro y que la gente la va a adoptar.

Tulancingo siente el cambio

Desde hace poco más de un mes, Tulancingo es testigo de los nuevos hábitos en la forma de realizar pagos por parte de los consumidores y cobros por parte de los comerciantes. Si bien va empezando la puesta en marcha de la plataforma, los locatarios comienzan a percibir cambios en la forma de vender, e incluso de administrarse.

Ana María Ortiz es la encargada de la sucursal matriz de la tortillería La Herradura. Dice que, si bien apenas llevan poco más de dos semanas con el sistema, algunos curiosos se aventuran a realizar con sus teléfonos celulares la compra de los kilogramos de tortillas, un insumo básico en la alimentación de los mexicanos.

Tienen más de cinco sucursales entre Tulancingo y algunas comunidades aledañas. Ana María afirma que confían tanto en la plataforma, que uno de los objetivos de los dueños es que todas cuenten con el servicio del CoDi en cuanto sea posible.

El CoDi es una aplicación para realizar cobros y pagos desde un teléfono celular por medio de un código QR. Es impulsado por el Banco de México (BdeM) y su finalidad es reducir el uso de dinero en efectivo en el país. No cobra comisiones y podrán realizarse operaciones diarias hasta por 8 mil pesos. Para usarlo será necesario tener una cuenta de débito, un teléfono celular y la aplicación del banco o la misma del CoDi que el BdeM ya desarrolla. El sistema será obligatorio para todos los bancos que tengan más de 3 mil cuentas a partir del próximo día 30.

Comercios se transforman

Luis Eduardo Hernández, dueño de dulcería La Nueva, refiere que los beneficios del CoDi son mayores a los esperados. Ahora puede percibir con claridad los ingresos y egresos del negocio, además de vender los cigarros desde un teléfono.

“He notado más el dinero desde que implementé el cobro digital… La verdad pienso que es una buena medida, los jóvenes son los más entusiastas; entonces ya vienen y compran su refresco y pagan desde desde su celular”, señala .

A fin de promover su utilización, el BdeM ha realizado pruebas piloto desde el mes pasado en Tulancingo, Hidalgo; Progreso, Yucatán y La Paz, Baja California Sur. El objetivo es que la población conozca CoDi. Para las pruebas, bancos como Santander, BBVA o Citibanamex ya están en campo, brindando incentivos para que los comercios lo adopten.

En esta semana se realizará la última prueba piloto productiva en campo, y será en el Centro Histórico de la Ciudad de México. El proyecto lleva por nombre Zona CoDi y recorrerá diferentes puntos del centro, el más relevante es el Zócalo.

A cinco minutos del centro de Tulancingo una pancarta de una tienda llama la atención de los caminantes del pueblo, por la leyenda: Aceptamos CoDi. Se trata de la tiendita El Zorrito, que atienden Juan Carlos Güemez y su esposa.

Ellos habilitaron el CoDi desde hace mes y medio con Santander, y su objetivo era tener registrados 40 clientes en la plataforma de pagos del local. El éxito los ha sorprendido, pues llevan más de cien.

“Me ha ido bien, pero apenas empezamos. Se me hace una plataforma muy buena, es segura y confiable, lo mejor es que el pago cae en el momento, es un buen futuro… Yo cierro después de las 9 de la noche, cargar dinero a ciertas horas ya no es seguro, entonces puedes pagar con el celular, ni con la tarjeta”, explica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here