Puerto Rico | Imparables los esquemas de fraude cibernético

69

El Nuevo Día – Marian Díaz

En Puerto Rico ocurren más de 13,000 intentos de fraude cibernético por hora, lo que equivale a 225 ataques por minuto y un total de 29 millones en tan solo el primer trimestre de este año. Para el mismo periodo, se reportaron más de 7,700 millones de intentos o esquemas similares en América Latina y el Caribe.

Estos ataques pueden ir desde alguien que se hace pasar por un representante de una institución bancaria o de una compañía reconocida que quiere validar información personal del cliente; un individuo que lo contacta porque usted se ganó una herencia o un premio y diz que necesita obtener sus datos para entregárselo; o algún atacante se apropia de información privilegiada de una empresa y pide dinero a cambio para liberar los datos.

No importa cuál sea el esquema que utilicen los atacantes, “la motivación para cometer fraude siempre es económica”, sostuvo Emilio Fuentes, vicepresidente de Gestión de Servicios de Tecnología de Información y Seguridad de Evertec, quien indicó que los intentos más frecuentes de fraude cibernético son el robo de identidad y la estafa.

Pese a que hay compañías y agencias gubernamentales luchando para combatir estos esquemas de fraude y proteger así a individuos, empresas y gobiernos, lo cierto es que cada vez son más frecuentes estos actos. “Esos números no van a bajar y seguirán en aumento”, afirmó Fuentes, quien señaló que los menoscabos causados por actividades engañosas cometidas a través de medios digitales en la isla se estiman en $8 millones durante el primer trimestre de 2021.

En Estados Unidos las mermas asociadas a fraudes cibernéticos alcanzaron los $3,300 millones en el 2020; y el problema es de tal magnitud que a nivel global las pérdidas se estiman en más de $33,000 millones en pagos fraudulentos.

Son más los jóvenes afectados

Contrario a lo que se podría pensar, las estadísticas recopiladas por la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) indican que son los jóvenes entre las edades de 20 a 29 años los que más reportan haber sido víctimas de fraude, y no tanto las personas de edad avanzada. Las cifras apuntan que un 44% de los jóvenes entre esas edades reportó haber perdido dinero debido a un esquema de fraude cibernético, en comparación con solo un 20% de las personas entre los 70 y 79 años.

Esas cifras, aunque ciertas, podrían tener una explicación, según el vicepresidente de Seguridad de Evertec, ya que, aunque uno esperaría que los jóvenes conozcan más la tecnología y estén mejor preparados, la realidad es que ellos están más expuestos, ya que consumen más canales digitales. Además, tampoco tienen reparos en denunciar un intento de fraude.

Sin embargo, los adultos mayores no están tan activos en el uso de la tecnología y algunos no saben cómo denunciar las estafas o no se atreven denunciarlas porque se avergüenzan de ello.

Cómo protegernos

Hay diversas maneras para verificar la identidad de una persona, y minimizar así el robo de identidad, sostuvo Antuam Traverso, gerente de Productos de Manejo de Riesgo y Fraude de Evertec. Entre ellas mencionó la voz, la huella dactilar y el celular.

Advirtió que, del lado contrario, están las organizaciones criminales que diseñan estos ataques y cada vez son más sofisticadas. Utilizan técnicas de manipulación para obtener información confidencial valiosa y los ataques pueden ser masivos o individuales, ya sea a personas o empresas, e incluso pueden ser personalizados.

Para protegerse de estos intentos, Traverso recomendó al usuario digital que: no abra correos electrónicos ni archivos de fuentes que desconozca o le sean sospechosas; tenga cuidado con las ofertas tentadoras; mantenga actualizado el programa de antivirus; y rechace las solicitudes u ofertas de ayuda.

Otras medidas de protección son: establecer sus filtros de correo no deseado en un nivel alto; descartar cualquier solicitud de contraseñas o de información financiera; tener cuidado con los archivos que descarga; y asegurar sus dispositivos informáticos.