Puerto Rico | Manufactura del futuro requiere adopción rápida de tecnología y procesos ágiles

38

El Nuevo Día

No hay fecha de expiración para la manufactura como sector clave en la economía de Puerto Rico y su desarrollo económico, siempre que se hagan los ajustes para responder a las tendencias globales, que exigen adopción de tecnología y ajustes en procesos.

Así lo afirmó hoy el economista, José J. Villamil, durante una mesa redonda convocada por Puerto Rico Manufacturing Extension, Inc. (Primex) como parte de la Semana de la Manufactura 2021.

“La vida útil muy breve de productos y tecnologías requiere de las empresas la flexibilidad para actuar con agilidad para enfrentar cambios en tecnología”, destacó Villamil durante el evento en el que líderes empresariales discutieron las oportunidades del sector, como desarrollo de la fuerza laboral, competitividad y retos contributivos.

Según datos compartidos por Primex, en el 2019, la industria de la manufactura fue responsable de sobre el 30% de los ingresos al fisco, unos $3,000 millones. De ese total, los recaudos por concepto de la Ley 154 rondaron los $2,000 millones. Generó 74,000 empleos directos, con un salario promedio de $39,000, y generó unos 136,000 empleos indirectos.

El economista planteó algunas de las tendencias globales a las que el sector en Puerto Rico debe prestar atención de forma oportuna. Entre estas se destacaron:

-La producción será creciente de bienes intangibles, haciendo cada vez más borrosa la línea divisoria entre manufactura y servicios avanzados.

-Las nuevas empresas de manufactura surgen en torno a tecnologías, como es el caso de Tesla y muchas otras. Esta tendencia no cambiará. Esto es muy importante porque estas nuevas empresas no responden a la demanda en el mercado sino que la crean.

-Las empresas se caracterizarán por tener gran movilidad y por ubicarse prácticamente en cualquier lugar, lo que ha permitido una dispersión mayor de la producción industrial y ha generado el movimiento para que las empresas multinacionales norteamericanas regresen a su territorio y, con ello, su producción.

-La organización de la producción es fragmentada y requiere integración de procesos llevados a cabo en empresas ubicadas en distintas jurisdicciones. La integración horizontal (subcontratación) sustituye a la integración vertical característica de la manufactura tradicional.

Mientras, el director ejecutivo de PRIMEX, Ramón Vega Alejandro, presentó sugerencias para las pequeñas y medianas empresas en el área de manufactura, como desarrollar y readiestrar los recursos humanos. A esto sumó “fortalecer su capacidad de comercio por internet, invertir en tecnología avanzada e innovar en productos, procesos, servicios y modelos de negocios”.

La empresaria Bettina Mercado explicó los retos que tienen los pequeños empresarios del sector de manufactura. Entre ellos, enumeró: los embarques de carga suelta tienen mayor dificultad para lograr espacio, fletes en barcos hacia la Isla, además de que los precios aumentaron dramáticamente afectando la competitividad de los productos.

“Otro de los retos es lograr separar materia prima para las empresas pequeñas. Los aumentos en costos energéticos afectan adversamente los costos de producción. Mientras que la falta de empleados diestros que asuman puestos medulares cuando hay crecimiento”, expuso Mercado.

Los líderes coincidieron en que necesitamos mantener la industria de manufactura existente, crecer nuestra capacidad empresarial local y atraer inversión multinacional.

Por su parte, Rodrick Miller, principal ejecutivo de Invest Puerto Rico, informó que “a través de la colaboración con organizaciones como Primex, desarrollamos estrategias, no solo para atraer la manufactura avanzada a Puerto Rico, sino también fortalecer el ecosistema existente a través del acceso a información, conocimientos, y tendencias del mercado global. El fin de estos esfuerzos es aumentar la capacidad de la Isla para responder a necesidades y cambios emergentes, además de mejorar nuestra competitividad como destino de inversión”.