El pasado mes de diciembre de 2020, el consorcio formado por los tres grandes operadores de telecomunicaciones móviles en Brasil, TIM, Vivo y Claro, ganó el proceso de licitación por los activos móviles de Oi.

Los operadores obtuvieron los activos señalados con una oferta final por 16.5 billones de reales (3.2 billones de dólares), más el equivalente a 819 millones de reales por un contrato de suministro de capacidad de transmisión.

De acuerdo al plan de compra, TIM, Vivo y Claro obtendrán los activos móviles de Oi, en particular sus clientes, el espectro radioeléctrico y la infraestructura de acceso móvil, comprometiéndose a utilizar la infraestructura fija de la propia Oi.

También te puede interesar: La consolidación del mercado móvil de Brasil

TIM, Vivo y Claro obtuvieron el derecho a igualar cualquier oferta competidora en septiembre luego de presentar una oferta vinculante para comprar Oi, no obstante, el consorcio se presentó sin competidores a la subasta final de los activos móviles de Oi.

El único competidor de TIM, Vivo y Claro era Highline, que presentó una oferta cercana a los 2.4 billones de euros, pero se retiró de la licitación a comienzos de noviembre.

El acuerdo aún está sujeto a la aprobación del agente antimonopolios, el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), que deberá ocurrir en el cuarto trimestre de 2021.

No obstante, diversos analistas del sector señalan que la autoridad antimonopolios no hará observaciones significativas, en función de que cada uno de los miembros del consorcio estructuraron el acuerdo de tal manera que mantuvieran la competencia entre ellos.

Por otra parte, se espera que los suscriptores móviles de Oi sigan con sus actuales planes, aunque operados por las empresas que forman el consorcio hasta que se cierren los contratos. Los nuevos cambios en el servicio se anunciarán después de la aprobación del CADE.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here