La Jornada Julio Gutiérrez

Entre enero y junio, México recibió un total de 3 mil 100 millones de intentos de ciberataques entre empresas, instituciones financieras y gubernamentales, derivado de la pandemia de Covid-19, las medidas de confinamiento y  el trabajo a distancia, dio a conocer este lunes Fortinet, firma de ciberseguridad.

“La pandemia Covid-19 y los ataques de fuerza bruta fueron un catalizador para el aumento de la actividad cibercriminal durante la primera mitad del 2020. En América Latina y el Caribe la cifra asciende a un total de 15 mil millones de intentos de ciberataques”, refirió la empresa.

Eduardo Zamora, director de Fortinet México consideró que el crecimiento del trabajo a distancia y la “teleducación” ha reavivado el interés de los hackers en los ataques de fuerza bruta, pues con las medidas de confinamiento los ciberdelincuentes encuentran una importante cantidad de servidores de protocolo de escritorio remoto mal configurados que facilitan sus ataques.

“Los ataques de fuerza bruta se utilizan comúnmente para descifrar algoritmos u obtener contraseñas débiles de correo electrónico, credenciales de redes sociales y acceso a Wi-Fi, entre otros. El atacante realiza varios intentos casi simultáneos a través de mecanismos automáticos repetitivos hasta lograr un resultado exitoso”, dijo el experto en un estudio.

Según la firma de ciberseguridad, en estos tiempos es elemental que las organizaciones tomen medidas para proteger a sus empleados remotos y ayudarles a proteger sus dispositivos y redes domésticas.

“Es importante que las empresas utilicen mecanismos de encriptación y limiten el número de intentos de inicio de sesión durante un período determinado, al igual que habiliten otros mecanismos de autenticación robustos, como multifactor, tokens o validación de imágenes”, agregó.

Expuso que los casos de phising, mecanismos en donde grupos criminales se hacen pasar por instituciones oficiales por medio de páginas de internet o llamadas telefónicas para hacer robos de identidad a los usuarios de servicios financieros, entre otros, han incrementado a lo largo de la contingencia sanitaria.

Tan solo en abril, dijo, se registró el mayor volumen de campañas de phishing por correo electrónico relacionadas con Covid-19, con más de 4 mil 250 y el pico más alto fue el 2 de abril, donde Fortinet registró 330 campañas de este tipo en todo el mundo.

“Es muy importante invertir en soluciones de monitoreo y detección, capaces de identificar intrusiones en la red y comportamientos anómalos. La capacidad de responder automáticamente y en tiempo real, utilizando inteligencia artificial, es fundamental para evitar ser vulnerados”, concluyó Eduardo Zamora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here