El Comercio-Marcela Mendoza Riofrío

El año pasado se creó vía decreto el Pronatel, un organismo que fusiona al Fitel con el MTC y amplía sus funciones, convirtiéndolo en supervisor y operador temporal de Internet o telefonía, como excepción, cuando no hay un operador privado disponible.

La nueva propuesta de Ley de telecomunicaciones que se está trabajando en el Congreso incluye al Pronatel  y reconoce vía ley sus funciones. Erick Iriarte, del Estudio Iriarte &Asociados, nos explica en esta entrevista su percepción sobre el rol de esta entidad.  

¿Cuáles fueron los objetivos por los que se crea el Fitel y porque se diseñó de esa manera?
Como en diversos países de la región, Fitel fue creado como un fondo para el desarrollo de telecomunicaciones, fundamentalmente en zonas rurales y en mecanismos de telefonía. Se diseñó como un aporte de las empresas para poder cubrir la brecha de telecomunicaciones. 

¿Por qué no se incluyó la función de operador temporal para los proyectos Fitel cuando fue creada?
En esencia por la idea de no participación pública en negocios donde ya había privados, siguiendo lo expresado por la Constitución (no participación del sector público). Ahora bien, no se pensó en esta idea de “operador temporal” porque hubiera implicado ser operador. 

¿Qué es lo que pasó con Fitel al convertirse en Pronatel?
Antes de pasar al MTC, el Fitel evolucionó de solo telefonía a conectividad. Luego gana desarrollo de capacidades, alfabetización digital, además de haberse ampliado con el desarrollo de la Red Dorsal de fibra óptica. El cambio más reciente a Pronatel, dentro del mismo MTC, cambió la configuración del directorio de Fitel que pasó de ministros a otros funcionarios. 

¿Por qué podría ser peligroso que Pronatel tenga la función de operador? ¿Se podría dar un manejo político? 
No solo es peligroso, sino que tendría que revisarse si no es inconstitucional al tener función en el mercado. Se puede decir que es acción supletoria, pero para ello la constitución establece reglas claras, como por ejemplo que sea por mandato de ley (Artículo 60).

Recientemente se resolvió el contrato con una red regional y se informó que se pasará a una contratación directa de un operador para que culmine la obra. En paralelo se convocará vía Proinversión un concurso para el mantenimiento. ¿Esta modalidad tiene algún riesgo? ¿Es lo más conveniente?
Toda licitación que implique montos mayores a 8 UITs se debe regir por lo establecido en la ley de contrataciones y no debería ser por contratación directa sino por concurso, para permitir transparencia en el proceso, pluralidad de actores y por ende el mayor beneficio para la población.

¿Qué se necesitaría definir o precisar en la nueva ley de telecom en torno al Pronatel y su posible operación de proyectos?
Se debe tener claro que Fitel ha funcionado. Se tenía que haber dado más alcance a sus funciones de conectividad digital, pero se debe mantener separada las operaciones telco siendo consecuente con la Constitución vigente. Además se debe avanzar en no solo pensar en conectividad sino en desarrollo de capacidades y generación de oferta y demanda digital.

¿Es una salida viable y conveniente el mantener la figura de un Pronatel que se haga cargo de operar proyectos o sería mas conveniente volver a la figura de solo financiar? 
Solo financiar es lo óptimo. Y separar claramente las tareas [ de financiar y operar].

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here