El plan de la primer ministra del Reino Unido, Theresa May, para lanzar una nueva red de comunicaciones para los servicios de emergencia costará 3.1 mil millones de libras esterlinas más de lo esperado (50% por encima del presupuesto), y el proyecto se retrasará al menos tres años, debido a fallas en el Ministerio del Interior.

La red de servicios de emergencia (ESN, por sus siglas en inglés) sustituirá la actual red de radio digital Airwave, utilizada por todos los servicios de policía, bomberos y ambulancias en Inglaterra, Escocia y Gales para las comunicaciones entre las salas de control y los equipos en el campo, así como para otras 363 organizaciones, incluidas las autoridades locales y las compañías operadoras de trenes.

El servicio de la ESN está destinado a coincidir con Airwave en todos los aspectos. Se espera que deba permitir a los usuarios aprovechar los datos móviles de alta velocidad y ahorrar dinero al compartir una red 4G comercial existente.

La Oficina Nacional de Auditoría (NAO) señaló que el Ministerio del Interior pronostica que el costo tentativo de la red ESN alcance los 9.3 mil millones de libras esterlinas en total.

Amyas Morse, jefe de NAO, dijo que el Ministerio del Interior “necesita un plan integral con un calendario realista que considere adecuadamente los riesgos e incertidumbres”.

Un reciente reporte de The Guardian aumenta la incertidumbre respecto a la ESN, ya que declara que desde mayo de 2018, los informes sugirieron que el Reino Unido podría abandonar el trabajo en la ESN por completo.