Red Eléctrica pide 500 millones a los bancos para pagar la compra de Hispasat

406

Expansión – Inés Abril

La empresa da de plazo hasta el día 31 para presentar ofertas y hará valer su buen ráting para obtener un precio muy ajustado.

Los bancos ya tienen la carta encima de la mesa. Red Eléctrica ha decidido financiar con dinero de las entidades financieras más de la mitad de la factura que tiene que pagar por la compra a Abertis del 89,7% de Hispasat y ha enviado la invitación a los principales bancos nacionales e internacionales que operan en España para que presenten sus ofertas, según aseguran varias fuentes financieras.

La misiva fue remitida el pasado día 11 y el plazo para contestarla termina el 31 de este mes. En ella, Red Eléctrica pide 500 millones de euros, el 53% de los 949 millones que le ha costado el operador de satélites, una adquisición que ya anunció que sufragaría apelando a la deuda y a recursos que tuviera disponibles.

Este dinero aumentará el pasivo de Red Eléctrica, pero no elevará su coste medio. La compañía cerró 2018 con un endeudamiento financiero de 4.682,7 millones, después de rebajarlo un 2,3% a lo largo del año, y paga por él un 2,42% de media. Los fondos a los que apela ahora serán mucho más baratos.

Red Eléctrica hará valer que tiene uno de los mejores ráting corporativos españoles (A, A- y Baa1 por parte de Fitch, Standard & Poor’s y Moody’s, respectivamente) para reducir al máximo el tipo de interés de su nuevo préstamo.

Fuentes financieras señalan que el margen sobre euribor podría estar entre los 50 y los 60 puntos básicos, muy por debajo, por tanto, del coste medio de su deuda actual. Todo ello, para una financiación que ha pedido a cinco años, con la posibilidad de dos extensiones de un año cada una, así que serían siete años en total.

La carta enviada a los bancos contiene una petición especial. La compañía presidida por Jordi Sevilla ha solicitado que le den precios tanto para un préstamo a término como para una línea de crédito, algo que podría parecer insólito puesto que el dinero tiene un destino claro y material, y para esos casos se suele recurrir al préstamo, ya que la línea de crédito se usa más como un escudo de reserva, para afrontar imprevistos.

Margen de maniobra

Sin embargo, fuentes financieras señalan que tiene sentido si Red Eléctrica quiere tener más flexibilidad en caso de que desee amortizar anticipadamente parte de la financiación con los beneficios o los dividendos de Hispasat. Ahí estaría la principal diferencia entre un préstamo y una línea de crédito completamente dispuesta, ya que en el primer caso el dinero amortizado vuelve a los bancos y queda fuera del alcance de la compañía, mientras que la segunda modalidad permite devolver parte de los fondos y seguir conservando el montante global en la retaguardia para futuras necesidades.

Esta petición casa perfectamente con la máxima que se ha impuesto Red Eléctrica en su nuevo plan estratégico 2018-2022: “Mantener una política de financiación que optimice el coste financiero y sea lo más flexible posible en la selección de los instrumentos financieros a utilizar”. En todo caso, los bancos harán ofertas para que el precio de una y otra posibilidad sean el mismo. En el préstamo, el margen inicial asume ya todo el coste. En la línea de crédito, hay un precio por tener la posibilidad de usar el dinero y otro por disponer efectivamente de él. La idea es que la suma de estas dos partidas sea igual a la del margen del préstamo, según aseguran fuentes financieras.

Lo ajustado del precio que va a conseguir Red Eléctrica por su solvencia crediticia hará que algunos bancos sean reacios a participar, por la baja rentabilidad que la operación tendría para ellos, añaden estas fuentes. Eso, sumado a que la compañía no genera demasiado negocio añadido para la banca de inversión en otros ámbitos, reduce el atractivo, aunque se da por hecho que las principales entidades españolas estarán entre los prestamistas, al igual que alguna firma francesa, británica, estadounidense e incluso asiática.

La compra de Hispasat no es el único desembolso previsto por Red Eléctrica en su plan estratégico a 2022. La compañía ha anunciado inversiones por 6.000 millones, lo que afectará a su ratio de endeudamiento, que pasará a estar en el entorno de cuatro veces ebitda en las nuevas estimaciones frente a las 3,5 veces del plan estratégico anterior.