A un año del advenimiento de la pandemia durante el cual los cambios obligados en nuestra vida, en particular el salto masivo de las actividades presenciales y fuera de la casa a las actividades online, la digitalización de la educación, el comercio de bienes y servicios, el entretenimiento y el trabajo impulsaron la demanda del servicio de banda ancha como nunca en un periodo tan corto de tiempo.

Lo anterior constituyó un “experimento natural”, es decir, sobrevino un evento tal que permitió identificar los efectos en los concesionarios de servicios de telecomunicaciones ante una súbita mayor demanda de banda ancha ante el confinamiento de gran parte de la población y la migración de actividades al hogar.

Pero también sobrevino en forma simultánea una contracción en el ingreso de la población ante el efecto recesivo de la pandemia en la actividad económica. Un factor impulsó la demanda, mientras que otro pudo haber compensado dicho aumento.

En México, el mercado de servicios de telecomunicaciones se encuentra distorsionado por la existencia de una regulación asimétrica que hace que la oferta de un concesionario sea diferente a la oferta del resto de sus competidores.

De hecho, en la opinión del suscrito, el componente de mayor costo social de la regulación asimétrica NO proviene de las medidas regulatorias impuestas por el regulador y la ley emanada de la reforma en materia de telecomunicaciones de hace seis años; proviene, sobrevive y ahora forma parte de tal regulación asimétrica, me refiero a la persistencia de la prohibición a la convergencia de servicios de banda ancha fija (triple play) a uno sólo de los competidores y la protección que le significa al resto de los competidores.

La separación funcional y otras medidas impuestas en forma asimétrica sólo han amplificado el costo privado y social del trato asimétrico impuesto, así como las distorsiones causadas por una regulación que nunca ha sido sometida a un análisis costo-beneficio social en forma estricta.

A continuación, se exhibe la evolución en ingresos o ventas y en usuarios de los principales concesionarios de redes fijas y móviles en México (en tasas de crecimiento) entre 2019 y 2020, con el fin de identificar los efectos, producto de los cambios en la forma de vida que trajo la pandemia de Covid-19 y que ha cobrado a la fecha más de 185 mil fallecimientos y modificado completamente las actividades de trabajo, educación y esparcimiento de gran parte de la población.

Fuente: reportes trimestrales de las empresas e Inegi. Nota: Telefónica dejó de desagregar sus usuarios por países de la región de Hispanoamérica en sus reportes de 2020, por lo que se utilizan las líneas que reporta el IFT.

Se incluyen dos indicadores económicos para ilustrar el desempeño de la economía como un todo, la variación del PIB trimestral y del índice de ventas al menudeo.

Como es de esperarse, existe una elevada correlación entre ambas y muestran la contracción de la economía a partir del primer confinamiento en marzo de 2020.

Lo notable es cómo, a pesar de la caída en la economía, la tasa de crecimiento de usuarios de Megacable y Grupo Televisa (cable y telecomunicaciones) se dispara después de haber registrado una tasa de crecimiento descendente hasta finales de 2019. A partir de la pandemia, se revierte la tendencia de 2019 y se elevan dichas tasas de ambos concesionarios en forma creciente y trayectorias semejantes, en un evidente paralelismo.

Fuente: reportes trimestrales de las empresas e Inegi.

Respecto de los indicadores de ingresos, Grupo Televisa y Megacable tienen una sostenida tasa de crecimiento por encima del resto de los operadores fijos e incluso de los móviles.

Al sobrevenir la pandemia y el confinamiento descienden escasamente sus tasas de crecimiento, pero permanecen en el mismo orden y se estabilizan a niveles superiores al resto de los operadores.

En cambio, América Móvil (AM fijo o Telmex) después de un trimestre de crecimiento positivo a finales de 2019, vuelve a registrar tasas negativas.

Los concesionarios móviles sufren las consecuencias del confinamiento y siguen la tendencia de la contracción de la economía en su conjunto, explicable por la caída en la movilidad de la población.

El hecho de que los dos principales operadores de redes de cable sean la excepción en crecimiento respecto al resto de los concesionarios de telecomunicaciones y respecto a la economía en su conjunto, tiene como explicación inmediata el privilegio de ser los únicos que ofrecen servicios de convergencia y, por lo tanto, su oferta comercial se tornó superior ante una demanda de un servicio indispensable como es la banda ancha desde los hogares.

La propia regulación y la pandemia no sólo los protegió, los benefició no sólo respecto al “preponderante” sino al resto de los concesionarios de redes de telecomunicaciones.

Respecto de las participaciones de mercado reportadas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), su variación al segundo semestre de 2020 confirma el efecto diferenciado entre concesionarios fijos. AM fijo o Telmex continúa su contracción mientras el resto se expande.

1. Participación de mercado banda ancha fija. BIT – IFT 2020  
Grupodic-17dic-18dic-19jun-20Variación dic 2019 vs. jun 2020
Megacable-Mcm15.45%16.04%16.02%15.86%-0.16 ptos.
América Móvil54.51%52.41%50.08%48.37%-1.71 ptos.
TotalPlay4.92%6.52%8.10%9.65%1.55 ptos.
Grupo Televisa22.20%23.01%24.25%24.83%0.58 ptos.
      
2. Participación de mercado telefonía fija. BIT – IFT 2020  
Grupodic-17dic-18dic-19jun-20Variación dic 2019 vs. jun 2020
Grupo Televisa17.10%19.22%21.80%22.94%1.14 ptos.
Megacable-Mcm8.71%10.07%11.17%11.53%0.36 ptos.
América Móvil60.25%57.84%53.25%50.67%-2.58 ptos.
TotalPlay4.26%5.62%7.37%8.90%1.53 ptos.

Es irónico es que siempre han clamado retóricamente por un “piso parejo” cuando son los que precisamente impiden las condiciones de competencia al presionar cuando incluso se menciona un posible levantamiento de la restricción a triple play para Telmex.

Cómo será el tabú creado alrededor del tema que en las comparecencias en el Senado de las candidatas a comisionadas del IFT que, ante pregunta expresa sobre el tema, prefirieron evadirlo, así como fueron incapaces de criticar las medidas regulatorias de las revisiones bienales realizadas.

Dada la pregunta expresa sobre el tema de permitir la convergencia a Telmex, hubo expresiones como “tema complejo”, “no es trivial”, “depende de un análisis de concentración” (¡¿?!), cuando la ley configura otorgarle una concesión única más como una condicionante del cumplimiento de las medidas regulatorias impuestas que de sólo un análisis de competencia. Es evidente que la prohibición tiene efectos anticompetitivos y el costo social de mantenerla sólo crece en el tiempo.[1]

Sin que el análisis anterior trate de ser un ejercicio exhaustivo o formal estadísticamente, es evidente que la regulación asimétrica en lo general, en particular la resistencia injustificada de eliminar la prohibición de ofrecer video al concesionario denominado como “preponderante”, ha creado privilegios exclusivos y, por lo tanto, rentas económicas incompatibles con el concepto de una competencia efectiva.

“Si antes se precisaba de la inversión, ahora cada vez crece el sentido de urgencia de la misma.”

— Ramiro Tovar —

La regulación asimétrica recogió dicha restricción originada en el título de concesión y la honró sobre manera mientras ignoraba e incluso violentaba el resto de lo estipulado en dicha concesión (v.gr. que el resto de los concesionarios cubrieran el costo de todo lo requerido para la interconexión).

Tal prohibición la hizo propia y la transformó en un rehén del cumplimiento regulatorio en el sentido más burdo del término.

Una barrera que se erigió hace más de 30 años y que hasta ahora se evade incluso de opinar o sugerir la posibilidad de eliminarla.

Ha pasado la hora de liberar la oferta de servicios de convergencia en forma universal. El resto de los concesionarios no tienen la capacidad financiera de contribuir en forma significativa a la cobertura geográfica, la penetración en la población y aumentar la densidad de infraestructura física de telecomunicaciones.

Tanto AT&T como Telefónica tienen otras prioridades fuera del territorio nacional. Del primer operador por endeudamiento incurrido para financiar las recientes subastas de frecuencias en Estados Unidos y el segundo su reorientación de recursos a sus mercados en Europa y Brasil.

Desempeño bursátil de AT&T, Telefónica y América Móvil

(cotización del 2 de marzo 2020)

Fuente: Financial Times.

Igualmente, es cierto que ante el desempeño financiero de las multinacionales de telecomunicaciones, sólo depositar la colaboración en el objetivo del servicio universal en los “no preponderantes”, mientras se sigue inhibiendo los incentivos a la inversión del considerando “preponderante” -que con una medición correcta de mercado relevante no supera el porcentaje para serlo–, todo compromiso y promesa de contribuir a realizar el derecho al acceso a la población a la banda ancha será efímero y sin relevancia.

Si antes se precisaba de la inversión, ahora cada vez crece el sentido de urgencia de la misma. Queda al regulador seguir con su inercia o desregular.


[1] Preguntas de la senadora Xóchitl Gálvez R., en particular la que realizó a la candidata Laura Elizabeth González Sánchez. Video disponible en: https://www.canaldelcongreso.gob.mx/voda/reproducir/1_h88muirg/Comisiones_Unidas_de_Comunicaciones_y_Transportes%3b_y_de_Radio%2c_Television_y_Cinematografia_Comparecencia_de_las_candidatas_propuestas_por_el_Ejecu.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here