Regulador francés quiere cuidar la calidad del streaming de los servicios OTT

583

Entre 2016 y 2018, el tiempo que pasaron los franceses de 12 años y más viendo programas de video en Internet aumentó de tres a cinco horas por semana.

Según un estudio del regulador de medios francés, la calidad del servicio disponible en los servicios de televisión Over the top (OTT) ha mejorado en los últimos años, pero aún queda mucho por hacer para garantizar el mismo nivel de calidad disponible en la televisión abierta, especialmente para la programación lineal en vivo.

El Consejo Superior del Audiovisual (CSA, por sus siglas en francés) realizó un informe en el cual indica la importancia de asegurar que la transmisión a través de un ancho de banda mínimo que evite la congestión, particularmente en relación con los servicios en vivo distribuidos en OTT.

Señaló que la frustración del consumidor había sido evidente en el caso de la transmisión OTT de eventos en vivo, en particular eventos deportivos.

Para los usuarios, ver videos en OTT puede cumplir con sus requisitos de flexibilidad:

les permite acceder al contenido en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier pantalla.

Según el reporte, en el cuarto trimestre de 2017 46 por ciento de los usuarios de Internet de 15 años y más dicen que han visto la televisión de los últimos 30 días en una pantalla diferente a la televisión.

Asimismo, señaló que 70 por ciento de la población francesa ahora tenía acceso a suficientes velocidades de banda ancha para acceder a los servicios OTT en vivo, y alrededor de 90 por ciento tiene suficiente ancho de banda para acceder a los servicios no lineales, asumiendo que se necesitan 80 Mbps para calidad de servicio en el caso de ofertas en vivo, y 3Mbps es necesario en el caso de contenido no lineal.

La CSA dijo que eliminar las diferencias en la calidad entre los servicios administrados y no administrados dependería del progreso en el despliegue de redes fijas ultrarrápidas, las mejoras continuas en la tecnología de compresión y la disponibilidad de dispositivos de usuario con capacidad suficiente para brindar una calidad de servicio satisfactoria.

Señaló que las soluciones de red de distribución de contenidos (CDN, por sus siglas en inglés) podrían ayudar a obtener resultados, pero que el acceso a servicios costosos está fuera del alcance de muchos jugadores más pequeños, a diferencia de los grandes proveedores internacionales.