De acuerdo con el Índice de Ciberseguridad Global (GCI) de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), existen mejoras considerables en la ciberseguridad en todo el mundo: más países tienen estrategias nacionales, planes nacionales, equipos de respuesta y legislación específica para contrarrestar las amenazas.

El Reino Unido encabeza la lista de los países más comprometidos con la seguridad cibernética, seguido por Estados Unidos, Francia, Lituania y Estonia, Singapur, España, Malasia, Noruega y Canadá.

No obstante, el informe destaca que sigue existiendo una brecha significativa entre las diferentes regiones. De hecho, ningún país de América Latina se encuentra en el top 10 de mejores prácticas de ciberseguridad por parte de los gobiernos. El primer país de la región que figura en el listado es Uruguay, que se encuentra en el último puesto (51) entre las naciones con un nivel más avanzado en el compromiso, pero ocupa el tercer puesto en América, detrás de Estados Unidos y Canadá. El estudio destaca que Uruguay cuenta con un sólido pilar organizacional y con un avanzado trabajo de medición del impacto de la ciberseguridad.

Ya en el listado de nivel medio se encuentran, en orden de aparición, México, Paraguay, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, República Dominicana, Jamaica, Argentina, Perú, Panamá y Ecuador.

La mayoría de los países han mejorado sus tasas de control de ciberseguridad, con buenos crecimientos en Europa. Aunque en África y en América son las regiones donde menos cambios se visualizó entre el reporte anterior y el actual.

También hay otras brechas entre las naciones, como en términos de conocimiento para la implementación de la legislación sobre delitos cibernéticos, las estrategias nacionales de seguridad cibernética, los equipos de respuestas y la capacidad de difundir las estrategias o programas.

Este índice alienta a los países a fortalecer su compromiso de seguridad cibernética, a crear conciencia sobre el tema y permitir una mayor colaboración a nivel nacional e internacional, según explicó la UIT en un comunicado.

“El conocimiento sobre ciberseguridad debe compartirse y transferirse entre varias organizaciones y partes interesadas relevantes, como los gobiernos centrales, las autoridades públicas locales, el sector privado, el mundo académico, la sociedad civil y las organizaciones internacionales”, sostuvo el organismo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here