19.06.17 Openreach engineers on site in South Wales Picture by Nick Treharne

Además de brindar acceso a sus postes de telégrafo y ductos subterráneos a compañías residenciales y pequeñas, ahora BT debe abrir la infraestructura de Openreach a empresas grandes, así como aquellas que buscan desplegar redes móviles y banda ancha, por medio de sus servicios de conectividad de backhaul. Así lo estableció el regulador británico Ofcom en su propuesta de nueva normativa.

La disposición de Ofcom está encaminada a acelerar el despliegue de cables de fibra de alta velocidad de cara a 5G, ya que considera que ampliar el acceso comercial a Openreach para todos los servicios de telecomunicaciones mejoraría la inversión en redes de vanguardia.

Openreach, una división casi independiente de BT que opera la infraestructura de banda ancha de Reino Unido, comparte sus polos y ductos bajo tierra con proveedores como Virgin Media, TalkTalk y CityFibre, como lo dispuso el regulador en 2018.

En esta ocasión, Ofcom busca atender las observaciones de las compañías respecto a la falta de acceso a fibra e infraestructura para soportar redes móviles, lo cual pone en riesgo el lanzamiento de la red de quinta generación.

El proyecto de regulación de Ofcom contempla también la fibra oscura, para que los competidores accedan a ella a un precio adecuado, con lo cual se mejoraría la conectividad de Reino Unido.

No obstante, Vodafone ha dicho que el regulador no ha tomado medidas suficientes para ese objetivo.

Las medidas propuestas por Ofcom serán enviadas a la Comisión Europea para una evaluación. De ser aprobadas, la versión final se publicará el próximo mes y estaría vigente hasta abril de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here