El regulador de telecomunicaciones británico, Ofcom, lanzó a consulta pública un proyecto para flexibilizar la regulación de precios de Openreach, unidad de BT, durante 2021-2026, con el fin de impulsar la inversión en implementaciones de fibra completa y mejorar el rendimiento comercial de la compañía.

Una de las prioridades del nuevo plan normativo es mejorar el caso de negocios para la banda ancha de fibra, en medio de las complicaciones que ha tenido BT para cumplir con sus objetivos de cobertura.

Para las áreas urbanas, se permitiría a Openreach que las tarifas que cobra a proveedores minoristas se ciñan a la inflación. También podrá cobrar una prima por los productos regulados si se entregan a través de este tipo de tecnología.

Otro de los elementos de la propuesta contempla asegurar que el servicio de banda ancha sea asequible para el usuario final, al restringir que la empresa ofrezca descuentos que impidan la adecuada competencia con sus rivales.

El tercer punto del plan regulatorio se centra en conectar a zonas rurales del Reino Unido. Para ello, el gobierno destinará 5 mil millones de libras esterlinas. Además, Openreach podrá ofrecer más servicios mayoristas para recuperar su inversión.

“Si BT se compromete firmemente a construir fibra en estas partes del país, podemos incluir estos costos en sus precios por adelantado. Si no, sólo le permitiríamos recuperar estos costos después de que coloque fibra nueva”, indica la Ofcom.

Por último, el regulador británico busca eliminar la regulación sobre productos de cobre en aquellos lugares donde se lleva a cabo un despliegue de fibra completa, evitando así los costos por operar dos redes y mudando a los consumidores a un servicio de banda ancha más veloz.

La consulta estará abierta hasta abril de este año, con el fin de que la nueva regulación comience su vigencia en el mismo mes del 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here