Reino Unido prepara nuevas reglas para facilitar compartición de datos

312

El gobierno del Reino Unido presentó nuevos planes para facilitar la firma de acuerdos internacionales de compartición de datos. Las nuevas reglas a ser emitidas por el gobierno relajarían las medidas de privacidad impuestas por la Unión Europea, por lo que también podrían presentar un riesgo de flujo de datos entre el Reino Unido y Europa.

El plan pretende facilitar la compartición de datos entre el Reino Unido y otras naciones, como parte de las medidas del país para aprovechar las oportunidades del análisis de datos en sectores como el comercio internacional, ahora que no está obligada a adherirse a las reglas de privacidad de la Unión Europea (UE).

De acuerdo con un comunicado, el gobierno revela que está delineando los primeros territorios con los que priorizará las asociaciones de “adecuación de datos”, como Estados Unidos, Australia, Corea del Sur, Singapur, el Centro Financiero Internacional de Dubai y Colombia. También confirma que está dando prioridad a las futuras asociaciones con India, Brasil, Kenia e Indonesia.

“Ahora que hemos dejado la UE, estoy decidido a aprovechar la oportunidad desarrollando una política de datos líder en el mundo que generará un dividendo del Brexit para las personas y las empresas en todo el Reino Unido”, dijo Oliver Dowden, secretario de Estado para lo Digital, Cultura, Medios y Deporte.

“Eso significa buscar nuevas y emocionantes asociaciones de datos internacionales con algunas de las economías de más rápido crecimiento del mundo, en beneficio tanto de las empresas británicas como de los clientes británicos”, agregó Dowden.

Según la Secretaría, las estimaciones sugieren que existe un comercio por valor de 11 mil millones de libras (15 mil millones de dólares) que no se realiza en todo el mundo debido a las barreras asociadas con las transferencias de datos.

Las transferencias internacionales de datos son vitales para las actividades cotidianas, como la navegación GPS, videollamadas, banca en línea, aplicaciones de energía, comercio minorista y actividades administrativas de las empresas, explica la dependencia.

Las nuevas reglas diferirían del Reglamento General de Protección de Datos de la UE, por lo que el reto del Reino Unido se encontrará en lograr el balance entre preservar un nivel similar de privacidad al establecido por la UE, mientras logra un marco legal que facilite la compartición de datos con otras naciones.

El gobierno del Reino Unido afirma que las nuevas reglas estarán sujetas a evaluaciones para asegurar los más altos estándares de privacidad, al mismo tiempo que favorecerán la innovación y permitirán un intercambio de datos más fácil.

“Trabajará de la mano con los acuerdos comerciales del Reino Unido y apoyará la ambiciosa agenda comercial del país para desbloquear los flujos de datos y minimizar las barreras o condiciones injustificadas”, agrega en el comunicado.

Para la nueva tarea, la Secretaría ha propuesto el nombramiento de John Edward, actual comisionado de Privacidad para Nueva Zelanda, quien asumiría el puesto de Comisionado de la Información. Como comisionado de Información, “estará facultado para ir más allá del papel tradicional del regulador de centrarse sólo en proteger los derechos de datos, con un mandato claro para adoptar un enfoque equilibrado que promueva una mayor innovación y crecimiento económico”.