Reino Unido tiene estas tres prioridades en la gestión de espectro para la próxima década

357

Ofcom publicó su propuesta para la gestión del espectro radioeléctrico durante la siguiente década. El organismo regulador del Reino Unido trazó una estrategia basada en tres ejes: apoyar la innovación inalámbrica; brindar licencias tanto para servicios nacionales como locales, y promover el intercambio de espectro.

La visión de la agencia a largo plazo consiste en respaldar los servicios móviles, los sistemas Wi-Fi y, al mismo tiempo, usos más especializados de frecuencias en las empresas, el sector público y otras organizaciones.

En el ámbito de la innovación inalámbrica, el plan ―abierto a consulta― contempla hacer más fácil y flexible que diferentes tipos y tamaños de organizaciones accedan al espectro más adecuado para ellas según sus necesidades especializadas. Por ejemplo, las aplicaciones de detección de salud y ensamblaje de productos de alta precisión podrían usar el rango de 100 a 200 GHz.

Además, Ofcom proyecta hacer que haya más espectro disponible para pioneros, aquellos agentes que quieran innovar en tecnologías y casos de uso inesperados, y reducir las barreras para que se desarrollen nuevos equipos y aplicaciones inalámbricas.

Para adaptar las licencias a las exigencias locales y nacionales, el regulador propone que los permisos se otorguen a una variedad de empresas que requieren servicios especializados en un sitio específico como un almacén o una granja; en tanto, las licencias más amplias se darán a servicios de amplia cobertura.

Con la implementación de 5G y a raíz del surgimiento de nuevos proveedores de equipos móviles, Ofcom prevé que exista una mayor necesidad de adaptación de las licencias a nivel local y en servicios especializados.

Recomendado: Estas son las reglas finales para la subasta de espectro 5G en Reino Unido

En el tercer eje de la compartición de espectro, el organismo plantea que el intercambio de este recurso permitirá tener un aprovechamiento más eficiente para propiciar la innovación, e incluso busca adoptar esta visión en la banda de 3.8 a 4.2 GHz.

Al facilitar la compartición de espectro radioeléctrico incluso en frecuencias más altas, la agencia busca impulsar un uso de análisis más realistas y mejores datos sobre la operación; fomentar sistemas robustos y resistentes a las interferencias, y lograr un equilibrio entre el nivel de protección a ciertos usuarios y la flexibilidad para permitir la entrada de nuevos usos.