Investigadores del Instituto de Interacción Humano-Computadora (HCII) de la Universidad de Carnegie Mellon, lograron que los relojes inteligentes determinarán las actividades que realizaban sus usuarios de acuerdo al movimiento de sus manos.

Con ayuda de una aplicación, el dispositivo pudo equiparar los movimientos con actividades cotidianas como escribir en un teclado, lavar los platos, acariciar a un perro, servir desde una jarra o cortar con tijeras.

Esto puede parecer aterrador desde el punto de vista de la privacidad: sin embargo, los investigadores creen que estos datos pueden ayudar a un sinfín de aplicaciones para hacerse más sensibles e inteligentes de acuerdo al contexto del usuario.

Pronto estos dispositivos podrían detectar cuándo un usuario está conduciendo, bloqueando algunas funciones como los mensajes de texto, evitando interrumpir durante tareas críticas como usar cuchillos en la cocina u operar maquinaria pesada.

Para la investigación se reclutaron a docenas de personas que usaran un reloj inteligente durante mil horas de actividades diarias. Se registró la orientación de las manos, la información bioacústica y el movimiento.

Los hallazgos serán presentados en la próxima Conferencia de la Asociación para maquinaria de computación, en Escocia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here