La Jornada – Julio Gutiérrez

En 2018 las remesas alcanzaron 33 mil 470 millones de dólares. De ese monto 0.2 por ciento o 470 millones de dólares llegó en criptomonedas, según la plataforma Bitso, empresa encargada en México de transacciones de activos virtuales. En ese entorno, la seguridad para realizar transacciones mediante esa vía de los connacionales en el extranjero tiene posturas encontradas.

Allan Cassis, presidente de la Asociación Blockchain México, firma encargada de promover los beneficios de los activos virtuales en el país, considera que efectuar ese tipo de operaciones tiene una efectividad cercana a 100 por ciento, dependiendo del sistema del intermediario financiero que realice la operación. Entre los beneficios, apunta, está que dichos envíos quedan listos en cuestión de segundos.

Una de las ventajas de que te puedan enviar recursos mediante criptomonedas es el tiempo. La transacción queda en cuestión de segundos. Se hace de la siguiente manera: el que manda adquiere un activo virtual, éste se convierte en dólares y cuando se efectúa la transacción, en sólo unos segundos, la moneda estadunidense pasa a pesos. Es así de rápido, mencionó en entrevista.

Detalló que la seguridad en dichas transacciones ronda 99.9 por ciento en operaciones que se hacen entre los intermediarios de activos virtuales, y depende de los sistemas de seguridad de éstos la certeza que se puede dar el cliente que recibirá su dinero sin problema alguno.

Para Jorge Sánchez Tello, director de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), la seguridad en ese tipo de transacciones no está garantizada y representa riesgos, como estar involucrado en problemas de lavado de dinero. Hoy día, México no cuenta con una regulación en materia de activos virtuales.

Ese tema causa incertidumbre, porque no se sabe qué hay detrás. Ahora están metiendo el negocio de activos virtuales en las remesas, pero se necesita, obligatoriamente, una regulación en particular para ese tema. No se debería impulsar el envío de dinero mediante criptomonedas, porque, en primer lugar, los mexicanos en el extranjero quizá no saben qué es. Además, quieren que el dinero se envíe de forma sencilla y fácil. Una regulación para remesas sería costoso, manifestó.

El especialista comentó que otros puntos a considerar son la pérdida del valor de las criptomonedas en el último año: casi 80 por ciento. Además, no contar con respaldo alguno de un organismo regulador, como el Banco de México (BdeM).

En ese sentido, Allan Cassis, de Blockchain, dijo que actualmente trabajan para que los distribuidores de activos virtuales sean regulados en México. Por ello, en unas dos semanas enviarán comentarios al BdeM luego de que éste mandara una circular para comenzar a tratar los lineamientos de los activos virtuales.

La propuesta está en 95 por ciento. Entre las medidas que buscamos que se regulen está que las instituciones que trabajen con criptomonedas sean las que adquieran los riesgos en caso de que alguna operación sea víctima de ciberataque. Queremos que nos regulen y que los clientes no tengan problema alguno, que ellos no sean los que carguen con el riesgo, enfatizó.

Sin embargo, Sánchez Tello, de la Fundef, señaló que México aún no está preparado para tener una regulación en materia de activos virtuales.

Ni siquiera los países avanzados tienen la capacidad de que en su sistema financiero se regule. Se puede incurrir en prácticas de lavado de dinero y más en el tema de las remesas. Un sistema financiero bien establecido busca las empresas Fintech para bajar costos, pero el problema con las criptomonedas es que es una divisa, si así se le puede llamar, que no tiene respaldo fidusuario o del BdeM, y ante el desastre y errores en los bitcoins, incluso en naciones que tienen leyes avanzadas o estado de derecho mejor que México, hay estafas, apuntó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here