República Dominicana | La educomunicación ofrece herramientas para enfrentar los riesgos en Internet

La formación es indispensable para proteger a los niños y jóvenes de las constantes amenazas a las que están expuestos en redes sociales y otras plataformas digitales

143

El Caribe

Eva tiene 10 años y miles de seguidores en su red social favorita, cientos de post con contenido inadecuados para su edad e incontables conversaciones con desconocidos, la transformaron en una niña agresiva y aislada de su familia, que no tenía conocimiento del mundo paralelo al que la niña entraba varias veces al día e incluso en las noches, cuando se suponía que dormía.

Niños y jóvenes como Eva, desde edades muy tempranas, hacen uso de las redes sociales sin tener las herramientas necesarias para enfrentar los riesgos que corren en la virtualidad, ante esta realidad, el especialista en educomunicación y presidente de la firma de formación y consultoría Mediax-Gente de Medios, Eduardo Caballero, destaca que la educación es clave para enfrentar los peligros a los que están expuestos los más pequeños de la casa en Internet.

“Hay que generar conciencia para que las audiencias se conviertan en consumidores responsables de los contenidos que reciben por Internet. Eso es lo que hace la educomunicación, una herramienta fundamental para las personas que se exponen constantemente a contenidos digitales, sin importar edad, condición socioeconómica o género”, afirma Caballero, quien además es creador y director de la Fundación Petipuá, que organiza actividades de formación dirigidas a niños y jóvenes; así como a padres y docentes.

Es necesario formar con énfasis a los muchachos – enfatiza Caballero- que son los que reciben sin piedad los impactos de la internet y de los medios de comunicación, la mayoría de las veces, sin la supervisión de un adulto. Esta afirmación de Caballero, está en consonancia con los resultados del reciente estudio “Kids Online República Dominicana” que realizó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia- Unicef y el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), el cual reveló que uno de cada tres padres del país ignora qué hacen sus hijos en el mundo virtual.

“Ante este panorama es necesario fomentar la percepción crítica de mensajes, para generar un consumo digital positivo”, señala el presidente de Mediax y explica además que en el lenguaje audiovisual -contenido rey en la mayoría de las plataformas digitales- la parte emotiva va siempre delante de la racional, es por ello que los mensajes en la web básicamente cautivan con las emociones y cuando eso pasa, los niños reciben los contenidos sin barreras de protección, sin tener conciencia de la intención que hay detrás de estos mensajes.

Las dos caras de una moneda

Eduardo Caballero subraya que no se trata de satanizar el Internet, que sin dudas, ha contribuido a democratizar el conocimiento, poniendo alcance de las grandes mayorías cúmulos infinitos de información. “Los medios de comunicación y redes sociales siempre educan, bien o mal, pero educan. Entonces lo que tenemos que hacer como sociedad, como Estado, como padres, como maestros, es usar estos medios en beneficio de nuestros jóvenes y niños”.

En Internet -agrega- circula todo, información positiva y negativa; de ahí la importancia de dotar a las poblaciones más jóvenes de las herramientas para que puedan aprovechar los beneficios de la red y sortear sus peligros.

En este sentido, el profesor Caballero enumeró algunos de los riesgos más frecuentes que se exponen nuestros niños y jóvenes en Internet. En primer lugar, se refirió a los retos virales, los cuales consisten en manipular a una audiencia para que realicen una acción que en muchos casos son peligrosas. Caballero recuerda el juego suicida de la Ballena Azul, que se viralizó rápidamente por internet en el año 2017, dirigido a niños y adolescentes. El desafío estuvo vinculado con numerosas muertes en todo el mundo, en especial en países de Latinoamérica.

También menciona al sexting, que consiste en la recepción o transmisión de imágenes o videos sexuales a través de Internet, y asegura que más del 25 % de los jóvenes envían bajo un acto de confianza estos contenidos, lo que conlleva a la posibilidad de una sextorsión, que es una amenaza de revelar imágenes Íntimas, a menos que la víctima cumpla con las peticiones del extorsionista.

Por otro lado, también se refirió a la gran cantidad de personas que toman decisiones incorrectas en función a noticias falsas. El manual de la UNESCO sobre “Periodismo, noticias falsas y desinformación”, indica que las noticias falsas tienen más del 70 % de probabilidades de ser replicadas que las verdaderas y sostiene que se registraron 126 millones de noticias falsas el año pasado. “Tenemos que dar a conocer los mecanismos para investigar y verificar las informaciones que nos llegan a través de redes sociales y aprender a identificar y descodificar estos mensajes”.

Asimismo, destaca el importante rol de los maestros, quienes se enfrentan al reto de entender cómo son los nuevos alumnos, para que puedan conectarse efectivamente con ellos y califica como una paradoja que los docentes con la incorporación de la virtualidad en el ámbito educativo, tienen que enseñar en un ambiente que, en el mejor de los casos, están todavía conociendo.

Los padres y tutores tienen también un papel relevante, en la supervisión del contenido que consumen los menores en Internet y en el establecimiento de normas de uso de los dispositivos en casa, a fin de garantizar un desarrollo pleno de los niños, evitando uso excesivo y adicciones.

“Los estados latinoamericanos tienen que fomentar una educación mediática para que los niños desde edades tempranas puedan formarse y así puedan consumir el contenido que los cautiva, sin estar inmersos en un espiral de violencia”, apunta el especialista, al tiempo que resalta la importancia de desarrollar políticas públicas

educomunicativas y empezar a establecer en las escuelas una alfabetización mediática, lo que significa que los niños entiendan a qué están expuestos al utilizar internet y redes sociales.