Diario Libre,

A pesar de los acelerados avances tecnológicos y estratégicos que ha experimentado el mundo en la pasada década, la aparición del COVID-19 demostró que nos faltaba algo y que la humanidad no se encontraba preparada para enfrentar a este letal enemigo.

La pasada semana el Ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd) anunció un ambicioso plan estratégico para adaptar a la llamada “nueva realidad” el inicio del año escolar 2020-2021.

Dicho plan es una movida arriesgada que todos debemos de aplaudir, pero también analizar y proponer mejoras a profundidad, que sirvan para lograr el avance de un sector tan crucial y tan mal administrado por tantos años.

Hablar sobre la importancia de la educación para el desarrollo de las personas, sociedades y Estados es redundar en un tema debatido tantas veces; pero también es un error pensar que se puede lograr el aprendizaje a distancia solo con dotar a profesores y alumnos con equipos, el tema es un poco más complejo.

Arturo López Valerio, empresario tecnológico, estableció varios puntos interesantes en su manifiesto “La tecnología como medio para el presente y futuro de la educación en la República Dominicana: Retos y oportunidades” que vale la pena conocerlos y debatirlos.

Como expresé más arriba, López Valerio, también asegura que “no se trata solo de digitalizar”, sino también de “analizar cómo serán adoptadas las herramientas” tanto por los maestros, estudiantes y aquellos que se encargarán de habilitar dichos equipos y servicios. Además, de que se debe de “crear un sistema sustentable en el tiempo en el aspecto económico y de soporte técnico.”

Uno de los grandes retos que enfrentan las nuevas autoridades es la marcada brecha entre aquellos con acceso al internet, algo que se ha convertido en un instrumento básico para el desarrollo en pleno 2020; y López Valerio hace una aclaración bastante importante en cuanto a las estadísticas que manejan las autoridades; de acuerdo con datos del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) en el país existen unos 7 millones de usuarios de internet, pero esto no necesariamente refleja que existan esa misma cantidad de personas conectadas a la red, pues “una cosa son las cifras de los hogares que utilizan el internet y otra la cantidad de cuentas activas.”

En su manifiesto, Arturo López Valerio explica que la entrega de equipos electrónicos crea nuevas brechas que deben de ser abordadas por las autoridades, como lo son el soporte, conectividad, contenido, experiencia de usuario y regulación; y es quizás el tema de adaptar los contenidos tradicionales a plataformas digitales el mayor trabajo para las autoridades, pues no basta con copiar y pegar el contenido de un libro en una herramienta digital, más allá de esto es la adaptación del contenido a plataformas multimedia donde los usuarios, estudiantes y profesores, puedan aprovechar todas las características multimedia para desarrollar una educación interactiva y funcional.

“Como una forma de dar respuesta a esto, se podría aprovechar el conocimiento y la experiencia de los profesionales de multimedia para que adapten contenidos que resulten interactivos, explicativos, directos y sencillos”, aseguró López Valerio.

Continuó explicando que el nuevo reto de la educación dominicana es “el descubrimiento del user journey y de conceptos como el user friendly”, defiende esto al asegurar que mientras más amigable y de fácil uso sea la interfaz digital educativa, “mejor es la adopción del mismo y la comprensión de lo que se comunica.”

El experto no deja fuera el tema de seguridad y los peligros que pueden aparecer al ofrecer todo un ecosistema digital a individuos con poca conciencia ciudadana; por lo que para esto es necesario reforzar la responsabilidad de utilizar dichas herramientas en las políticas públicas, establece el experto.

Satya Nadella, director en jefe de Microsoft, aseguró que en dos meses ha visto el desarrollo digital que se hubiera tomado dos años en lograr, debido a las actuales necesidades que tienen los diferentes sectores de la sociedad. La educación dominicana enfrenta su mayor reto, pero también es una oportunidad de oro para lograr el desarrollo digital del sector.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here