Revés a Telefónica en espectro; pagará a Hacienda, a AT&T, y convenio Spica

87

Excélsior José Yuste

En noviembre de 2019, Telefónica sorprendía al mercado mexicano con una medida audaz, devolver el espectro radioeléctrico al gobierno mexicano. La razón: el espectro cobrado por Hacienda es muy caro.

Con la devolución del espectro iniciada en 2019, comentaba el CEO de Telefónica México, Camilo Aya, para el año 2023 el ahorro de la compañía sería de hasta por 5 mil millones de pesos anuales. La compañía, en lugar de pagarle a Hacienda cifras millonarias de espectro, mejor le rentaría el espectro a un competidor, a AT&T. Todos ganaban: AT&T rentando espectro y Telefónica ahorrándose enormes cantidades que debía pagar a Hacienda. Ambas desarrollaban 4.5G y 5G.

Esta historia, para mala fortuna de Telefónica, cambió este 7 de julio de 2021. El Juzgado Noveno de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX ordenó al IFT medidas cautelares que vienen en el expediente 419/2021, y por las cuales debe mantener el espectro actual.

Es un fuerte revés para Telefónica. Obligada a mantener el espectro, Telefónica deberá pagarle a Hacienda y a AT&T al mismo tiempo. En lugar de ahorrar, corre el riesgo de pagar doble por el espectro. Le está saliendo carísima su operación en México.

El problema en tribunales surgió por una empresa a la cual Telefónica le prestaba servicios de telefonía rural, Spica.

Cuando en 2019 Telefónica renunció a sus concesiones y comenzó a montar su operación de última milla en el espectro radioeléctrico de AT&T, dejó sin operación a Spica, un operador de telefonía rural que dependía de Telefónica. Spica le da servicio casi a un medio millón de clientes rurales.

Spica asistió a los juzgados, y este 7 de julio logró que el Tribunal emitiera las medidas cautelares, con las cuales: 1.- Pegaso (Telefónica) debe conservar titularidad y vigencia de sus concesiones en México, 2.- En cumplimiento con el convenio celebrado con Spica el 1º de agosto de 2016, Pegaso debe garantizar las 273 radio bases construidas en zonas rurales y arrendadas a Spica para seguirlas operando; 3.- Pegaso deberá modernizar 114 radio bases acordadas con Spica.

Todo este lío es causado por la política recaudatoria de Hacienda (heredada, pero que se ha mantenido), que en lugar de ver el desarrollo de las telecomunicaciones, busca obtener dinero para las arcas públicas. Es un impuesto adicional a los nuevos competidores. Y Telefónica lo está pagando.