Prensa Libre – Urías Gamarro

Por factores jurídicos y de tiempo, la subasta de la frecuencia de cuarta generación (4G), banda 700 Mhz y la 600 MHz, conocida también como AWS, ya no se realizará este año como se había anunciado por las autoridades en 2018.

Así lo confirmó Cristian Aguilar, viceministerio de Comunicaciones, encargado del área de Telecomunicaciones y Transporte, sin embargo, el proceso de transformación continuará para dejarlo preparado, indicó.

Se le conoce como proceso de transformación a la emisión de dictámenes, opiniones y resoluciones para seguir la licitación.

Para los usuarios, esta situación representará menos competitividad, considerando que en otros países vecinos ya se aplica la 4G, una tecnología que por una parte permite una mayor capacidad de transmisión de datos, así como la mejora en la velocidad del internet.

Argumentos

Aguilar explicó a Prensa Libre que se buscará “dejar limpia la mesa” para que el siguiente gobierno pueda realizar los últimos trámites que corresponden para su transformación y esta pueda ser subastada.

“Nosotros de nuestra parte estamos realizando lo que nos corresponde, pero sí hay ciertos procesos que se quedaron en términos legales”, apuntó el funcionario.

Estos procesos jurídicos vienen desde el 2015, cuando en ese entonces el gobierno del Partido Patriota intentó subastar la frecuencia y no se cumplió con algunos procedimientos, lo que derivó en procesos administrativos pendientes de resolver, los cuales se completaron para el siguiente gobierno, indicó el viceministro.

Esta administración intentó realizar la subasta, pero las impugnaciones continúan.

Aguilar precisó que un impedimento serán los tiempos para que en esta administración se pueda convocar la subasta.

Anticipó que lo primero que deberán hacer las futuras autoridades de Gobierno, será actualizar la Ley General de Telecomunicaciones que data de 1996, que ya no cumple con las necesidades actuales en cobertura y competencia, por lo que se deben de hacer mejoras, sobre todo en la provincia, así también, que entren nuevos operadores en el mercado.

El viceministro reconoció, que parte del tema, es que la ley es “medio compleja” para subastar, y no cuenta con un procedimiento que esté bien normado, si no que existen vacíos legales.

Recordó que en otros países la modalidad ya no es una subasta, sino que, se les brinda a los operadores a cambio, amplíen la cobertura en el área rural, provean internet a la escuelas públicas y mejores precios al Estado en los servicios de telecomunicaciones.

“Este esquema no se puede realizar porque la ley no lo permite”, recalcó Aguilar.

mplicaciones

“Es lamentable que no pudo salir la 4G, ya que esta banda pudo haber aportado para el país no solo ingresos, sino avances tecnológicos para los abonados”, expuso Ricardo Flores, experto en temas de telecomunicaciones.

Indicó que los recursos legales interpuestos tanto por operadores, instituciones y personas a título personal, han retrasado todo el proceso.

Flores afirmó que hay expectativas de cómo va a continuar esta banda, sin embargo, ya será responsabilidad del siguiente gobierno.

Lo que sí reconoció el experto es que Guatemala tiene un estancamiento tecnológico derivado de estas situaciones legales.

Otra implicación, señaló Aguilar, es que los consumidores no contarán con suficiente cobertura de datos, sobre todo en el área rural, la falta de internet de banda ancha, pero sobre todo “nos dejará afuera de la cuarta revolución industrial, en la cual la economía digital es el futuro para los países” señaló.

Prioridad

Consultado Acisclo Valladares Urruela, ministro de Economía, la banda AWS debe ser una prioridad para este y el siguiente Gobierno.

“Las frecuencias son bienes del Estado y hay que aprovechar al máximo y la banda AWS no se está aprovechando”, aseguró.

El ministro resaltó que lo importante es llegar a consensos adecuados para que pueda salir a licitación, ya sea con este o en el siguiente Gobierno para aprovechar el mercado.

Comentó que en Guatemala ya está la tecnología LTE (Long Term Evolution), que es un estándar para comunicaciones inalámbricas de transmisión de datos de alta velocidad para teléfonos móviles y terminales de datos, pero es necesario contar con nuevas tecnologías.

Agregó que, si bien algunos operadores ya trabajan con esas tecnologías, es importante que se aprovechen con los activos, en este caso, la banda AWS.

Valladares Urruela dijo que esta situación viene desde hace cuatro años, para que los consumidores tengan mejores accesos a la tecnología y los operadores las herramientas para prestar los servicios.

El año pasado la telefonía móvil registró un crecimiento de 2.4%, con respecto al 2017 y en el país hay 20 millones 467 mil usuarios de terminales móviles entre pospago y prepago.

Los tres escenarios

Dentro de las acciones que el próximo gobierno podría llevar a cabo, según Flores, hay por lo menos tres escenarios para continuar con el proceso.

  • El primero podría ser que el Estado conserve las frecuencias, pero que pueda aplicar el esquema bajo la Alianza Público-Privado, que permita generar ingresos, crear competitividad, competencia comercial y mejores servicios.
  • Otro escenario puede ser que se agilice el proceso de transformación para subasta mediante mesas con operadores del sector con auditoria social (transparencia).
  • El último es empezar a trabajar en análisis de otras opciones tecnologías y saltar al dividendo digita.

Guatemala es un país que cuenta con una brecha digital que afecta a casi dos terceras partes de la población, según una muestra de Fondetel.

El estudio dice que este déficit digital es un fenómeno altamente perjudicial, de tipología transversal y con efectos nocivos en sectores como economía, salud y educación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here