Río de Janeiro avanza hacia 5G con nueva ley de antenas

Los concejales de la capital fluminense aprobaron el proyecto de ley que simplifica la instalación de antenas e instituye un silencio positivo para la implementación de infraestructuras.

339

Ler em português

El Ayuntamiento de Río de Janeiro aprobó este 1 de septiembre, el Proyecto de Ley Complementario 19/2021, que simplifica la instalación y el intercambio de antenas 5G en la ciudad. El texto pasa para sanción del alcalde Eduardo Paes.

El proyecto adopta los lineamientos de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y tiene como objetivo simplificar el licenciamiento de antenas 5G, especialmente cuando se instalan en edificios y otras construcciones de manera camuflada o armonizada con el entorno, sin generar impacto visual.

El concejal Carlo Caiado (DEM), uno de los autores del texto, comentó que la nueva ley podría colocar a la ciudad en una posición destacada para recibir inversiones relacionadas con 5G. “Tener una legislación moderna, saliendo adelante, sin duda colocará a Río en una posición de liderazgo en este proceso de modernización de las comunicaciones en nuestro país”, dice Caiado.

Silencio positivo

Uno de los cambios es la inclusión del silencio positivo, siguiendo la Ley General de Antenas. Con esta disposición, la ciudad tendrá 30 días para analizar la solicitud de permiso para construir la infraestructura. Después de este período, si el proceso de concesión de licencias no se completa, la empresa puede “construir, instalar y proporcionar su infraestructura de soporte, incluido el equipo de telecomunicaciones”.

El presidente de la Asociación Brasileña de Infraestructura de Telecomunicaciones (Abrintel), Luciano Stutz, elogió al PLC 19/2021: “El ecosistema de las telecomunicaciones ha luchado en los últimos años precisamente por tener textos como este en Río que estén alineados con la legislación federal y sean modernos”.

La industria de las telecomunicaciones aboga por actualizar las leyes municipales porque la quinta generación de la red móvil requerirá alrededor de 10 veces más antenas que 4G. En consecuencia, también se necesitarán más torres.

Sin embargo, hay más de cuatro mil solicitudes de instalación de infraestructura detenidas en los ayuntamientos de Brasil, sin evaluación. El silencio positivo es importante para permitir que las ciudades reciban inversiones relacionadas con 5G.

Las ciudades de Brasilia, Curitiba y Porto Alegre ya han modernizado su legislación, mientras que los ayuntamientos de São Paulo y Belo Horizonte, por ejemplo, debaten el tema.