Seúl. La inminente integración de trabajadores robóticos ha provocado nuevas preocupaciones en los trabajadores humanos: desde la posible pérdida de plazas hasta las dificultades de adaptación en los nuevos entornos laborales en los cuales conviven máquinas y humanos.

Sin embargo, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Sibley, los trabajadores humanos también podrían sentirse desmoralizados con la introducción de la automatización efectiva y eficiente.

Lo anterior significa que la promesa de la robótica, la Inteligencia Artificial (IA), y la automatización podrían verse completamente socavadas al poner en práctica la interacción humano-robot.

Los optimistas en la industria han prometido que la aplicación de estas tecnologías mejorará el rendimiento humano, sin reemplazarlo.

Sin embargo, si esta introducción tiene el poder de degradar el rendimiento humano, tenemos que preguntarnos cuál sería realmente el beneficio.

“Si bien puede ser tentador diseñar tales robots para una productividad óptima, los ingenieros y gerentes deben tener en cuenta cómo el rendimiento de los robots puede afectar el esfuerzo y las actitudes de los trabajadores humanos hacia el robot e incluso hacia ellos mismos. Nuestra investigación es la primera que específicamente arroja luz sobre estos efectos”, señaló Guy Hoffman, profesor asistente en la Escuela Sibley de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial.

El estudio señala que sin importar en qué parte de la robótica la IA y la automatización se apliquen al negocio, es ciertamente un material en el cual vale la pena pensar. Si el objetivo general es mejorar los productos, los servicios y el rendimiento, se tendrá que tomar en cuenta la moral de los trabajadores humanos. “A menos que todos estemos condenados a ser reemplazados por robots por completo.”

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here