El Centro de Defensa Avanzada (C4ADS) de Estados Unidos, realiza análisis basados ​​en datos de conflictos y asuntos de seguridad; en esta ocasión analizó actividades emergentes de guerra electrónica (EW, por sus siglas en inglés) que imitan o “falsifican” sistemas satelitales auténticos entregando información falsa de posicionamiento a las aeronaves y buques marítimos para manipular sus datos.

Los Sistemas de Navegación por Satélite Global (GNSS, por sus siglas en inglés) son utilizados en casi todo, desde redes de comunicación celular, hasta sistemas militares, volviéndose vulnerables a cualquier ataque, como una amenaza estratégica viable y disruptiva.

El informe de C4ADS tuvo un año de investigación, la cual culminó en noviembre de 2018 y recurrió a sistemas automáticos de registro de rutas en barcos, señales de satélites, historias de rutas tomadas de usuarios de la aplicación Strava, informes de buques, aeronaves y vehículos que se desviaron del rumbo.

El estudio descubrió cerca de 10 mil incidentes de suplantación de identidad, afectando mil 311 sistemas de navegación de embarcaciones civiles desde 2016, por ser más vulnerables a la interferencia y suplantación, aunque los GNSS militares han sufrido mayor interferencia en los años siguientes. Las interrupciones se originaron en Rusia, Crimea y Siria, dándole a la Federación Rusa una ventaja estratégica.

Al iniciar 2019, Euractiv informó que Noruega y Finlandia tenían pruebas electrónicas de que las fuerzas rusas interrumpieron las señales de GPS antes y durante los ejercicios militares de la OTAN en 2018, afectando el tráfico aéreo civil en la región.

Moscú ha negado cualquier participación; el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, calificó las acusaciones como una “fantasía” y pidió que se presentaran hechos.

C4ADS examinó la suplantación GNSS rusa para la protección de personas muy importantes, encontrando correlación entre los movimientos del jefe del Estado ruso y los eventos de suplantación, con apoyo del Servicio de Protección Federal del país. También se encontró evidencia de que la suplantación GNSS es utilizada en la protección de instalaciones estratégicas en Moscú y en actividades de suplantación de identidad cerca del Mar Negro.

Finalmente, para los investigadores, Rusia tiene esos sistemas en uso en las fronteras con los países de la OTAN y los ha usado en conflictos con Ucrania y Siria. Esta situación es una capacidad apenas reportada en el dominio público.

El bajo costo, la disponibilidad comercial y la facilidad de implementación de estas tecnologías no sólo permitirán al gobierno, también a los terroristas y delincuentes crear una amplia gama de redes ilícitas desestabilizadoras.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here