Samsung aumenta la producción de sus pantallas plegables tras el éxito de los Galaxy Z Flip 3 y Z Fold 3

La compañía pretende aumentar la producción de pantallas flexibles en hasta un 47%, con tal de satisfacer las altas demandas de sus nuevos plegables.

125

Hipertextual-Rubén Chicharro

Samsung pretende extender la capacidad de producción de pantallas plegables en casi un 50%, según The Korea Economic Daily. En concreto, la compañía ampliaría la fabricación de sus smartphones con paneles OLED flexibles, los Samsung Galaxy Z Flip 3 y Galaxy Z Fold 3, en hasta 25 millones, frente los actuales 17 millones de unidades. Supone, por lo tanto, un incremento del 47%.

Para lograr este objetivo, Samsung expandirá su planta de Bac Ninh en Vietnam a lo largo de este año. Esto le permitirá a la compañía aumentar la producción a 10 millones de pantallas para la gama Galaxy Z Fold y 15 millones para los Galaxy Z Flip al año. La citada fuente asegura que el motivo de esta ampliación está causada por la excelente demanda de los nuevos Galaxy Z Fold 3 y Galaxy Z Flip 3, sus últimos smartphones plegables.

Samsung, recordemos, anunció hace unas semanas que los Galaxy Z Flip 3 y Z Fold 3 superaron en número de reservas a los Galaxy Note. Los últimos reportes aseguran que en Corea del Sur la compañía ha llegado a vender de manera anticipada más de 920.000 unidades de sus dos nuevos plegables, superando a los pedidos anticipados de la serie Galaxy S21. En China, el número de reservas aumentan en hasta 1 millón. La venta de sus anteriores smartphones plegables, los Galaxy Z Fold y Galaxy Z Flip, apenas llegaron a los 2 millones de unidades.

El éxito de los Samsung Galaxy Z Flip 3 y Galaxy Z Fold 3

Samsung Galaxy Z Flip 3 & Z Fold 3

Los nuevos plegables de Samsung destacan por sus pantallas flexibles, pero también por su diseño y especificaciones. El Galaxy Z Flip 3 parece el modelo más popular y el que acapara, por lo tanto, un mayor volumen de producción respecto a su hermano mayor. Este smartphone presenta una pantalla flexible de 6,7 pulgadas que se dobla por la mitad, aportando nada más que la posibilidad de hacer que el terminal resulte más compacto en el bolsillo. Su elegante aspecto y la resistencia al agua son otros de los puntos fuertes de este modelo.

El Galaxy Z Fold 3 destaca, en cambio, por ser un terminal más enfocado a la productividad. El buque insignia de Samsung cuenta con una pantalla OLED flexible de 7,6 pulgadas, así como una pantalla exterior de 6,2 pulgadas. Su precio es considerablemente más elevado que el plegable de “tipo concha”, pero incluye prestaciones más potentes e innovadoras, como una cámara bajo la pantalla o la posibilidad de utilizar el característico S-Pen de los Galaxy Note.