Perú no quiere quedar rezagado en el sector de las telecomunicaciones y la transformación digital, por lo que desde el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel) ya trabajan en delinear un plan para implementar un sandbox regulatorio.

En entrevista con DPL News, Rafael Muente, presidente del Consejo Directivo del Osiptel, habló sobre los trabajos que desde sus atribuciones realizan para impulsar a Perú hacia el camino de la transformación digital, y uno de los proyectos importantes será la implementación de experimentos de regulación controlados, mejor conocido como sandbox regulatorio.

“Quien lo ha aplicado (el sandbox regulatorio) de manera experimental es Colombia. Pero Perú también tiene en sus planes usar el esquema de sandbox regulatorio en ciertos lugares, seguramente esto implementarlo a partir del próximo año aprendiendo de experiencias de otros países”, afirmó Muente.

Además, el funcionario del regulador de las telecomunicaciones de Perú dijo que el Osiptel comenzó a implementar diversas acciones regulatorias que tienen como objetivo fomentar inversiones, pero también brindar protección a los usuarios.

Recomendamos: El abc de los sandboxes regulatorios: su traslado del ecosistema fintech al TIC

Dan a usuarios control de servicios

Rafael Muente platicó sobre el desarrollo de aplicaciones que deben realizar operadores para que los usuarios puedan tomar el control de sus servicios contratados, pues anteriormente los operadores eran quienes tenían el monopolio para administrar lo que las personas contrataban.

Explicó que cada operador deberá tener su propia app móvil (disponible en sus respectivas páginas), desde la que los usuarios podrán cambiar de plan, contratar o cancelar los servicios.

“Somos el primer organismo de la región que ha desarrollado una norma para operadores que los obliga a implementar una app para facilitar a los usuarios el acceso a los trámites y gestión del servicio, y ello busca darle a los usuarios el poder que está normalmente concentrado en cada empresa.

“Cada empresa ejerce este monopolio de cómo manejar la gestión de los usuarios. Privilegia a quienes quieren dar de alta un servicio o comprar un plan más caro, pero generan barreras a quienes quieren dar de baja o cambiarse a un plan más económico”, comentó.

“Al ojo del amo engorda el caballo”

En Perú, la ley de telecomunicaciones otorga 72 horas para que los operadores den aviso al regulador sobre fallas en las redes.

Rafael Muente comentó que eso es mucho tiempo, pues en la mayoría de las ocasiones el Osiptel se enteraba de alguna falla debido a los reportes de los usuarios. Por ello, el órgano regulador trabajó directamente con los prestadores de servicios para que, de común acuerdo, el Osiptel pueda supervisar de manera directa el funcionamiento de las redes para implementar acciones.

El presidente del Consejo Directivo del Osiptel explicó que a través de negociaciones directas, lograron, sin necesidad de establecerlo en alguna norma, implementar un sistema de monitoreo de las redes privadas.

“Está implementada una conexión remota a los sistemas de red y está casi en tiempo real lo que viene ocurriendo con las redes; si vemos una estación base que se ha apagado podemos preguntar con el operador qué pasó. Cuando hay una supervisión más cercana genera incentivos para mejorar el servicio, como el dicho ‘al ojo del amo engorda el caballo’.

“No ha sido muy complicado, se hizo en muy poco tiempo y lo que necesitábamos era que las empresas aceptaran. Optamos por no generar una norma que siempre es claramente una amenaza regulatoria. Inicialmente hubo reticencia diciendo que el Osiptel no tenía que estar monitoreando las redes; fue un poco convencimiento y también bajo la perspectiva de que si las empresas se negaban a esta supervisión íbamos a imponerlo a través de una norma”, detalló Muente.

Expectativas del nuevo gobierno en Perú

El próximo 11 de abril, en Perú se elegirá un nuevo presidente de la república, dos vicepresidentes, 130 congresistas y cinco parlamentarios andinos para el periodo gubernamental 2021-2026.

Para Rafael Muente, la expectativa es clara: el nuevo gobierno debe desarrollar la red dorsal de fibra óptica y tener a las telecomunicaciones, las tecnologías, la transformación digital y el cierre de la brecha digital entre los temas prioritarios.

“Confiamos en que quien asuma la función de gobierno a partir del 28 de julio, tome como aspecto fundamental y prioritario el desarrollo de red dorsal nacional de fibra óptica para efectos de llegar con conectividad en banda ancha donde el privado no tiene incentivos y rentabilidad para poder hacerlo.

“Es difícil pensar que nuestro gobierno no le dé prioridad a estos temas, porque existe bastante conciencia y clamor por la falta de conectividad que nuestro país necesita. Desde el Osiptel, y manteniendo respeto a la institucionalidad y competencias de otros organismos públicos, siempre hemos declarado la necesidad e importancia de lo que es la conectividad, por lo menos de banda ancha de nuestro país”, aseveró.

Osiptel se opone al 70% de velocidad mínima garantizada

El Congreso de Perú aprobó en una primera votación la modificación para que la velocidad mínima garantizada de Internet por parte de los operadores de servicios de telecomunicaciones se incremente del 40 al 70 por ciento, sin embargo, Rafael Muente ve en ello posibles afectaciones.

El funcionario del Osiptel aseguró que con la capacidad actual de la infraestructura existente en Perú, resultará complicado que los operadores cumplan con la nueva velocidad mínima, y podría acarrear aumento en las tarifas que pagan los propios usuarios.

“Esto todavía no se ha vuelto ley, requiere ser aprobado en segunda votación, pero el Osiptel se ha opuesto a esta medida. Actualmente, la velocidad mínima garantizada es del 40 por ciento, pero creemos que aumentar a estos niveles la velocidad es contraproducente, considerando que es importante invertir y expandir infraestructura.

“Hoy estamos trabajando, estudiando y todo en casas; las redes están configuradas no para este nivel de uso de servicio que, además, se complementa con uso de redes para efectos de entretenimiento. Obviamente el mayor uso genera problemas de calidad en todas partes del mundo. Implicaría que las empresas tengan inversiones para desarrollar infraestructura innecesaria una vez que termine la pandemia, en lugar de dedicar esos recursos a algo que debería ser dedicado a la expansión de red. La sobreinversión generará costos a los usuarios, un incremento a las tarifas”, advirtió.

Perú va por 5G en 2021

Aunque en Perú se prevé que las licitaciones de espectro para 5G ocurran a finales de 2021 o principios de 2022, Rafael Muente destacó que recientemente se han otorgado permisos por parte del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Sostuvo que el MTC dio autorizaciones para que Entel y Claro hicieran uso de espectro en la banda de 3.5 GHz, que ya poseían, para servicios de redes de quinta generación.

“Es el Ministerio el que tiene los planes y el proyecto para atribución de las frecuencias de 5G. Un par de operadores tenían asignado espectro en la banda de 3.5 GHz y el Ministerio ha autorizado a que lo puedan usar para servicios 5G. Hay distintas etapas de despliegue, hay países que ya están en etapa de 5G, y otros en proceso.

“Para Perú, el tener proceso de desarrollo de frecuencias va a tomar un poco tiempo. Es importante hacer crecer 4G, pero hacia finales de este año o principios del próximo deben comenzar un proceso de licitación por parte del Ministerio. Nosotros desarrollamos el conocimiento de redes para supervisión del servicio que sí está a cargo del Osiptel”, comentó.

Rafael Muente dijo que el Osiptel seguirá por el camino de ofrecer estabilidad y certeza regulatoria para fomentar las inversiones, además de que ya trabaja en planes de desregular, cuyo objetivo es recuperar las inversiones que había antes de la pandemia, pues éstas disminuyeron alrededor de 40 por ciento.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here